29 de septiembre de 2017

Somos semilla, som llavor



No m’agrada qui escolta només aquell que pensa com ell, ni aquell que només respecta al qui fa el que ell vol. 

Tots som iguals sota aquest cel blau. Ningú per sobre, ningú per sota. Diferents en formes, però iguals en drets.

Dret per ser com jo vulgui, i no com em diguin. Dret de sentir-me com jo desitgi. Simplement vull ser, de forma lliure, perquè sóc lliure. Lliure per prendre les meves pròpies decisions, lliure per decidir. I ningú taparà la meva veu, la meva voluntat. Per molt difícil i dur que sigui el camí, recorre’l s’ho val, i molt.

Que no ens enredin, que no ens enganyin, tu pots ser el que vulguis ser i no qui té més força ha de tenir més raó. 

Avui escric en la meva llengua, una llengua que a tu potser no et diu res, però que a mi m’ho diu tot. Una llengua que ha estat perseguida de forma descarada en temps dels meus avis, i pares, i que ara continua essent perseguida, de forma més sutil, però igualment perseguida. Una llengua perseguida per ser diferent en un estat que odia les diferències i ens vol a tots callats i en filera, en una democràcia presonera i utilitzada per lligar, no per defensar llibertats, pau i harmonia.

Potser aconseguiràs llegir aquest escrit, però potser no. Aquí on visc, es tanquen mitjans de comunicació que no diuen el que l’Estat vol escoltar. Aquí on visc tanquen blocs personals com aquest, simplement per una frase, un cartell que no els agrada veure, per dir el que no els agrada llegir, perquè en el fons, els fa por els canvis; a uns per perdre el seu status quo, a altres per aquella ignorància que els fa porucs i mal·leables.

Visc en un Estat que empresona a gent pels seus ideals. Visc en un Estat on una part de la població aplaudeix que ens donin garrotades. Visc en un Estat on ens volen callar a la força, on sento que no ens estimen, on no ens volen, però paradoxalment no ens volen deixar anar. El per què, qui vol saber-ho ja ho sap.

Visc en un Estat on planten cara amb armes a la llibertat d’expressió i al dret de reunió. Visc en un estat on es persegueixen urnes i paperetes. Visc en un Estat pobre, pobre en diàleg, pobre en democràcia, pobre en somnis i ideals. I no, no visc en un d’aquests estats que segur ara t’estaràs imaginant, visc en un país de la tant anomenada democràtica i exemplar Unió Europea.

Per tot això, i molt més, vull fer i vull viure en un país diferent. I a vegades fa falta trencar per construïr alguna cosa nova.

Quan escrius la teva història, escampes mil llavors. Són les petjades dels teus peus que recolliran els teus hereus. Perquè tu potser, potser seràs! Tu pots ser, pots ser, un personatge singular. Siguem personatges singulars!



Per tu i pels que vindran, mai deixis de lluitar pel que creus. Podem ser la llavor del canvi, podem ser la llavor que farà créixer un nou poble, un nou país, un nou món, una nova forma de pensar i d'actuar.


Ens creuen enterrats, i no saben que som llavor.
_________________________________________



No me gusta quien escucha sólo a aquel que piensa como él, ni aquel que sólo respeta a quién hace lo que él quiere.

Todos somos igual bajo de este cielo azul. Nadie por encima, nadie per debajo. Diferentes en formas, pero iguales en derechos.

Derecho para ser como yo quiera, y no como me digan. Derecho para sentirme como yo desee. Simplemente quiero ser, de forma libre, porque soy libre. Libre para tomar mis propias decisiones, libre para decidir. Y nadie tapará mi voz, mi voluntad. Por muy difícil y duro que sea el camino, recorrerlo vale la pena, y mucho.

Que no nos enreden, que no nos engañen, tu puedes ser lo que tu quieras y no quién tiene más fuerza tiene más razón.

Hoy escribo en mi lengua, una lengua que a ti puede que no te diga nada, pero que a mí me lo dice todo. Una lengua que ha estado perseguida en tiempos de mis abuelos, y padres, i que sigue siendo perseguida hoy en día, de forma más sutil, pero igualmente perseguida. Una lengua perseguida por ser diferente en un Estado que odia las diferencias y nos quiere ver a todos calladitos y en hilera, en una democracia prisionera y utilizada para atar, no para defender libertades, paz y harmonía.

A lo mejor conseguirás leer hoy este escrito, pero a lo mejor no. Aquí, donde vivo, se cierran medios de comunicación que no dicen lo que el Estado quiere escuchar. Aquí, donde vivo, cierran blogs personales como este, simplemente por una frase, un cartel que no les gusta ver, por decir lo que no les gusta leer, porque en el fondo, les da miedo los cambios, a unos por perder su status quo, a otros por aquella ignorancia que los hace miedosos y maleables.

Vivo en un Estado que empresona a gente por sus ideales. Vivo en un Estado donde una parte de la población quieren que nos den palos. Vivo en un estado donde quieren hacer callar por la fuerza. Vivo en un Estado donde no me quieren, pero que paradoxalmente no nos dejan ir. El por qué, quién lo quiera saber, ya lo sabe. 

Vivo en un Estado donde las armas plantan cara a la libertad de expresión y el derecho a reunión. Vivo en un Estado donde las fuerzas de seguridad persiguen urnas y papeletas. Vivo en un Estado pobre, pobre en diálogo, pobre en democracia. Y no, no, no vivo en uno de esos países que seguro te vienen en mente. Vivo en un país de la hipervalorada Europa, vivo en España. 

Y por todo esto, y mucho más, quiero hacer y quiero vivir en un país diferente. Y a veces hace falta romper para contruir algo nuevo.

Cuando escribes tu propia historia, escampas miles de semillas. Son las pisadas de tus pies que recogerán tus herederos. Porque tu a lo mejor, a lo mejor serás! Tu puedes ser, puedes ser, un personaje singular.  ¡Seamos personajes singulares!



Por ti y por los que vendrán, nunca dejes de luchar por lo que crees. Podemos ser la semilla del cambio, podemos ser la semilla que hará crecer un nuevo pueblo, un nuevo país, un nuevo mundo, una nueva forma de pensar y actuar.

Nos creen enterrados, y no saben que somos semilla.


7 de septiembre de 2017

Las diferencias te hacen bello

Llamadme estraña, pero me encanta fijarme y hacer fotos de cosas peculiares, curiosas. De paisajes, bosques y riachuelos los hay a centenares, no por ello dejan de ser bellos, pero aquellos que han sido capaz de construir un rasgo característico son los que consiguen llamarme más la atención, porque son únicos y especiales. Será por eso que mientras camino suelo mirar más hacia los lados que el propio camino (que más de un tropiezo y susto me ha provocado).

No busques la belleza en cánones y revistas. Tampoco en fotos retocadas de paisajes imposibles. Búscala en las particularidades de cada uno, de cada cosa. Porque la belleza radica en lo peculiar de cada uno.

Equivocadamente tendemos a esconder nuestras singularidades en tendencias que lo único que hacen es transformarnos en un rebaño, aburrido, insípido y sin criterio , como si ser diferente fuera motivo de vergüenza .

No te escondas, lo diferente hace lo bello. Para Gaia siempre serás especial, serás  lo más bello.

Las diferencias es lo que nos hace únicos, salvaguardémosla. 

3 de septiembre de 2017

¿Quién dice que no se puede tocar el cielo?



El cielo me lo da esos cuatro ojos azules como mares,
cada una de vuestras carcajadas y cada abrazo. 

El cielo me lo da ese Sol que nunca falta a la cita cuando por la mañana levanto la persiana,
y esa Luna que tanto me hace soñar. 

El cielo me lo da ese chocolatito delante del fuego a tierra,
y esas tertulias con los amigos bañadas de tantos recuerdos y tantos nuevos propósitos. 

El cielo me lo dan las montañas, con cada sendero, con cada riachuelo. 

El cielo me lo da esa brisa marina de otoño mientras sentada en la arena escondo los pies en la arena. 

Para tocar el cielo no hace falta subirse a un avión, simplemente disfrutar con lo que haces en cada momento, gastar más tiempo viviendo que soñando, no dejando que los demás vivan tu vida por ti y, estar a tu lado.

Si tú me acercas el cielo, yo salto... y sinó traigo yo mi escalera, con la que subiremos peldaño a peldaño hasta tocar, juntos, el universo. ¿Vamos?





30 de agosto de 2017

Si estás triste, camina

Hay gente que tiende a sumirse en la tristeza. Y lo entiendo. Sólo hace falta girar nuestra cabeza 360 grados para percatar un mundo, demasiado a menudo, cruel, injusto y duro, muy duro.

Incluso los hay que usan esa tristeza para alimentar su creatividad, como fuente de inspiración. Es precisamente en ese estado de embriaguez melancólica que muchos artistas crean sus mejores obras.

Sí, muchas veces hay que llorar y aceptar la tristeza, no es correcto ocultarla. No vivimos en un mundo donde todo es wonderful , donde todo tiene que ser guay por sistema. En el mundo real hay también tristezas y miserias que no deberíamos menospreciar. Tristezas y miserias que no encontrarán consuelo con frases complacientes o arcoiris, que todavía nos harán sentir peor. Siempre he creído un error confundir la positividad como la negación de las emociones negativas. Y es precisamente lo que estamos haciendo. Sólo hace falta ojear instagram, facebook u otras redes sociales para darse cuenta que nos gusta airear nuestras intimidades positivas, ocultando nuestras cosas negativas, como si fuera un tabú o nos tuviéramos que avergonzar por ellas.  Supongo que a nadie nos gusta experimentar emociones negativas, pero ahí están y estarán, y tenemos que aceptarlas y usarlas también para crecer. Y expresarlas y compartirlas igual que compartiríamos una vivencia alegre, de una forma natural, es el inicio para sobrellevarlas.

Es hipócrita que lleguemos a sentirnos culpables cuando la tristeza se apodera de nosotros, por no estar todos los días en ese mundo wonderful, que además es irreal, y esa presión nos va hundiendo cada día un poco más.

Lloremos, estemos tristes, compartámoslo con quien nos apetezca, no nos sintamos culpables o bichos raros por estarlo. Pero que ese sentimiento, esa sensación, esa emoción no eclipse todas las otras cosas buenas que tiene la vida, tu vida, y nunca dejes de caminar.

He estado jodida, no es fácil aceptar que tu mano no volverá a ser la misma y ya no podrás hacer ciertas cosas. Pero, ¿sabéis qué? A mí la tristeza no me brinda creatividad, esa se la dejo a pintores, músicos y escritores, pero si algo me caracteriza es que siempre encuentro alternativas. Y si la mano me falla, uso los pies. Y estos días los he vuelto a usar como más me gusta, para atravesar montañas, pisotear caminos y conseguir nuevas cimas. He recorrido en tres días lo que no había recorrido en meses. La ruta dels Bons Homes (cátaros), Cerdanya, Francia... Estoy destrozada, pero ¡genial! Sudar mientras el polvo del camino va conquistando mi ropa a cada paso y mis ojos contemplan esos paisajes (oh, ¡qué paisajes tiene mi tierra!) me sana y me llena de energía.

Gaia, nunca dejes de caminar, que no se te olvide, porque cuando dejas de hacerlo dejas de ser tú.

19 de agosto de 2017

Ésto no tendría que suceder



La ignorancia y la desinformación lleva a la manipulación y al miedo. El miedo nos lleva al odio, el odio y el miedo es usado por los manipuladores para recortar nuestras libertades y seguir alimentando más odio. Y eso ocurre en todos los bandos.

¿Cómo salir de este círculo? Nunca dejes que otros te impongan ni sus ideas ni sus ideales, no prejuzgues sin antes estar informado, relativiza las cosas proporcionadamente y piensa que:

"Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia"
"Ojo por ojo y el mundo acabará ciego",

y que nadie nos haga creer que la humanidad está perdida. La  humanidad es un océano; si algunas gotas están sucias, el océano no se vuelve sucio y es capaz de autodepurarse.

...lo dijo Gandhy, y sigo creyendo en ello

Mi más sentido pésame a todas las víctimas de Barcelona, y a todas las víctimas de la violencia, sean de dónde sean, sean cómo sean.



7 de agosto de 2017

Viaje al centro de la Luna


Empecé a creerme un día que podría llegar a la Luna, a tocarla con mis inocentes manos y a pisotearla con los entonces diminutos piececillos. Astronauta quería ser, únicamente para poder ver algún día a nuestro planeta desde esa perspectiva y asomarme para ver el más allá. Para mí no era un sueño, era una futura realidad.

Recopilé decenas, quizás cientos, de artículos y fotografías, con la única idea de aprender sobre la Luna para el día en que alunizara en ella. Los recopilaba recortándolos y pegándolos en libretas, para entonces no existía ni internet, ni el "cortar-pegar". 

La pasión por ella me llevó a empezar a adentrarme en el misterioso universo, para entonces ya sabía que había algo más allá de ese hermoso satélite que nos acompaña en el viaje. Constelaciones, agujeros negros, más planetas,... y detrás de todo ello, el Infinito, ese concepto que me enloquece con sólo ponerme a pensar en él. Imposible creerse que en algo Infinito la existencia de vida sea finita y exclusiva de nuestro planeta. E.T. me ayudó a creer en ello, ahora ya sé que "forma de vida" no es sinónimo de "marciano con antenas y tres ojos".

Recuerdo aquella Luna de aquella noche de entreno en el campo de fútbol. La más hermosa que he visto jamás. Enorme como nunca antes la había visto y ni he vuelto a ver. Y ese color. Blanco, naranja... Me hizo volver a mi infancia, y a darme cuenta que continuaba queriendo ser astronauta.

Pero la astrofísica para entonces no estaba a mi alcance, por eso cambié los cohetes por el estudio de nuestro planeta, su diversidad, la gestión de la biodiversidad y por supuesto su protección. Siempre he creído que esos conocimientos me acercarían a la tan amada Luna. Volcanes, auroras boreales, arrecifes de coral, selvas, desiertos... Dejé de enganchar fotos de la Luna para recopilar decenas, cientos de folios de información sobre nuestro planeta, complementándolos con mis viajes. Viajes a veces muy lejanos y a veces al lado de casa, pero cada uno de ellos mostrándome los colores y olores de cada lugar. Qué mejor maestro que una mochila y el adentrarse en las ciudades, pueblos, selvas...personas.

He viajado bastante, pero tengo pendiente el viaje más deseado. La edad te va poniendo los pies sobre la Tierra cuando yo todavía tengo el pensamiento en el firmamento. ¡Menuda dualidad! Va ganando batalla la Tierra, pero todavía mantengo viva la esperanza que, antes que me visite la de la guillotina, pisotearé la Luna. Mientrastanto, esta noche volveré a sentarme sobre la hierba, observando el eclipse mientras pido nuevamente ese deseo con los ojos cerrados. ¡Cuántos eclipses se han llevado ya ese deseo!

Parece mentira como algo que te parece poder tocar con la punta de los dedos cerrando un ojo y apuntándola con el índice, se pueda convertir en algo tan lejano.
Empecé un día a creer que podría llegar a la Luna, era una futura realidad, puede que al final se quede sólo en un sueño... pero ese sueño me ha motivado a conocer y aprender tantas cosas...

¡Feliz y misterioso eclipse queridos verdecillos!






2 de agosto de 2017

How do you do?




Esa persona que con un simple pestañeo te dibuja esa dulce sonrisa en la cara,
que con sólo pensar en ella se te iluminan los ojos...y el día.

Esa persona que te pone los bellos de punta,
que se cuela como un intruso, cada día, cada hora, cada minuto, en tus pensamientos.

Esa persona que eligirías de compañera inseparable de aventuras y travesuras,
con la que recorrerías infinitos caminos, por muy abruptos que fuesen.

Esa persona que cada día despierta a tu niño interior, 
aquella con la que compartirías nubes de algodón.

Esa persona que la sientes junto a ti aún estando a cientos de kilómetros de distancia, 
que está más cerca que aquellos que se encuentran a tu lado.

Esa persona con la que con una simple tarde de café o de chocolate con bizcochos te haría volar hasta lo más alto.

Esa persona por la que emanas un amor incondicional, 
con la que no necesitas ningún motivo para darle miles de abrazos y achuchones.

Esa persona que es como un torbellino, te pone patas arriba tu vida en sólo un segundo y es capaz de bloquearte y hacerte replantear el día con un simple 'hola, qué tal'.

Algunos les llaman media naranja, otros almas gemelas. Se diga como se diga, esa persona no la dejes ir de tu vida porque vamos faltos de gente positiva en nuestras vidas, de gente que sume en vez de restar, de gente que nos deje sin aliento, que nos haga reir, que sea tu cómplice.

De gente que sea capaz de hacerte ver y vivir la vida como un viaje maravilloso; simple, senzillo, a veces duro, pero por encima de todo... maravilloso.
De gente con zapatillas de lona, tejanos gastados y sudadera ancha.




14 de julio de 2017

La fuerza de los años

Parece curioso ver como lo que antes me acojonaba, ahora me cabrea.
Cuando éramos jóvenes,  cualquier obstáculo, por pequeño incluso que fuese, nos acojonaba, la pendiente se nos hacía demasiado cuesta arriba, aún poseyendo la juventud y su fuerza. Será por eso que siempre necesitábamos vivir en manada, al lado de otros que nos ayudasen a llevar la carga, a reafirmar cada una de nuestras decisiones, o incluso que las tomaran por nosotros. Divina juventud, tan valientes por fuera y tan vulnerables por dentro. 
Esos mismos obstáculos, cuando años después, con algo más de arrugas y con las experiencias y vivencias de muchas suelas gastadas, la vida te los vuelve a colocar delante, te saben a poco, sólo te hacen cosquillas.
La vida me ha vestido con armadura y espada, cada vez más gruesa, cada vez más fuerte, no para hacer daño, sinó para parar los golpes y ganar las batallas que otros se empeñan en ponerme sobre el tablero, con la sabiduría de los años y el amor que proceso ante todo aquello que estimo.
Hay dos tipos de personas, las que nacen y mueren acojonadas y las que acaban luchando contra viento y marea.
Lo que antes podía acojonarme, ahora me cabrea, y no doy un paso atrás si no es para dar después dos hacia delante.
Cabréate, eso te ayudará a superarlo y a superarte.