19 de agosto de 2017

Ésto no tendría que suceder



La ignorancia y la desinformación lleva a la manipulación y al miedo. El miedo nos lleva al odio, el odio y el miedo es usado por los manipuladores para recortar nuestras libertades y seguir alimentando más odio. Y eso ocurre en todos los bandos.

¿Cómo salir de este círculo? Nunca dejes que otros te impongan ni sus ideas ni sus ideales, no prejuzgues sin antes estar informado, relativiza las cosas proporcionadamente y piensa que:

"Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia"
"Ojo por ojo y el mundo acabará ciego",

y que nadie nos haga creer que la humanidad está perdida. La  humanidad es un océano; si algunas gotas están sucias, el océano no se vuelve sucio y es capaz de autodepurarse.

...lo dijo Gandhy, y sigo creyendo en ello

Mi más sentido pésame a todas las víctimas de Barcelona, y a todas las víctimas de la violencia, sean de dónde sean, sean cómo sean.



7 de agosto de 2017

Viaje al centro de la Luna


Empecé a creerme un día que podría llegar a la Luna, a tocarla con mis inocentes manos y a pisotearla con los entonces diminutos piececillos. Astronauta quería ser, únicamente para poder ver algún día a nuestro planeta desde esa perspectiva y asomarme para ver el más allá. Para mí no era un sueño, era una futura realidad.

Recopilé decenas, quizás cientos, de artículos y fotografías, con la única idea de aprender sobre la Luna para el día en que alunizara en ella. Los recopilaba recortándolos y pegándolos en libretas, para entonces no existía ni internet, ni el "cortar-pegar". 

La pasión por ella me llevó a empezar a adentrarme en el misterioso universo, para entonces ya sabía que había algo más allá de ese hermoso satélite que nos acompaña en el viaje. Constelaciones, agujeros negros, más planetas,... y detrás de todo ello, el Infinito, ese concepto que me enloquece con sólo ponerme a pensar en él. Imposible creerse que en algo Infinito la existencia de vida sea finita y exclusiva de nuestro planeta. E.T. me ayudó a creer en ello, ahora ya sé que "forma de vida" no es sinónimo de "marciano con antenas y tres ojos".

Recuerdo aquella Luna de aquella noche de entreno en el campo de fútbol. La más hermosa que he visto jamás. Enorme como nunca antes la había visto y ni he vuelto a ver. Y ese color. Blanco, naranja... Me hizo volver a mi infancia, y a darme cuenta que continuaba queriendo ser astronauta.

Pero la astrofísica para entonces no estaba a mi alcance, por eso cambié los cohetes por el estudio de nuestro planeta, su diversidad, la gestión de la biodiversidad y por supuesto su protección. Siempre he creído que esos conocimientos me acercarían a la tan amada Luna. Volcanes, auroras boreales, arrecifes de coral, selvas, desiertos... Dejé de enganchar fotos de la Luna para recopilar decenas, cientos de folios de información sobre nuestro planeta, complementándolos con mis viajes. Viajes a veces muy lejanos y a veces al lado de casa, pero cada uno de ellos mostrándome los colores y olores de cada lugar. Qué mejor maestro que una mochila y el adentrarse en las ciudades, pueblos, selvas...personas.

He viajado bastante, pero tengo pendiente el viaje más deseado. La edad te va poniendo los pies sobre la Tierra cuando yo todavía tengo el pensamiento en el firmamento. ¡Menuda dualidad! Va ganando batalla la Tierra, pero todavía mantengo viva la esperanza que, antes que me visite la de la guillotina, pisotearé la Luna. Mientrastanto, esta noche volveré a sentarme sobre la hierba, observando el eclipse mientras pido nuevamente ese deseo con los ojos cerrados. ¡Cuántos eclipses se han llevado ya ese deseo!

Parece mentira como algo que te parece poder tocar con la punta de los dedos cerrando un ojo y apuntándola con el índice, se pueda convertir en algo tan lejano.
Empecé un día a creer que podría llegar a la Luna, era una futura realidad, puede que al final se quede sólo en un sueño... pero ese sueño me ha motivado a conocer y aprender tantas cosas...

¡Feliz y misterioso eclipse queridos verdecillos!






2 de agosto de 2017

How do you do?




Esa persona que con un simple pestañeo te dibuja esa dulce sonrisa en la cara,
que con sólo pensar en ella se te iluminan los ojos...y el día.

Esa persona que te pone los bellos de punta,
que se cuela como un intruso, cada día, cada hora, cada minuto, en tus pensamientos.

Esa persona que eligirías de compañera inseparable de aventuras y travesuras,
con la que recorrerías infinitos caminos, por muy abruptos que fuesen.

Esa persona que cada día despierta a tu niño interior, 
aquella con la que compartirías nubes de algodón.

Esa persona que la sientes junto a ti aún estando a cientos de kilómetros de distancia, 
que está más cerca que aquellos que se encuentran a tu lado.

Esa persona con la que con una simple tarde de café o de chocolate con bizcochos te haría volar hasta lo más alto.

Esa persona por la que emanas un amor incondicional, 
con la que no necesitas ningún motivo para darle miles de abrazos y achuchones.

Esa persona que es como un torbellino, te pone patas arriba tu vida en sólo un segundo y es capaz de bloquearte y hacerte replantear el día con un simple 'hola, qué tal'.

Algunos les llaman media naranja, otros almas gemelas. Se diga como se diga, esa persona no la dejes ir de tu vida porque vamos faltos de gente positiva en nuestras vidas, de gente que sume en vez de restar, de gente que nos deje sin aliento, que nos haga reir, que sea tu cómplice.

De gente que sea capaz de hacerte ver y vivir la vida como un viaje maravilloso; simple, senzillo, a veces duro, pero por encima de todo... maravilloso.
De gente con zapatillas de lona, tejanos gastados y sudadera ancha.




14 de julio de 2017

La fuerza de los años

Parece curioso ver como lo que antes me acojonaba, ahora me cabrea.

Cuando éramos jóvenes,  cualquier obstáculo, por pequeño incluso que fuese, nos acojonaba, la pendiente se nos hacía demasiado cuesta arriba, aún poseyendo la juventud y su fuerza. Será por eso que siempre necesitábamos vivir en manada, al lado de otros que nos ayudasen a llevar la carga, a reafirmar cada una de nuestras decisiones, o incluso que las tomaran por nosotros. Divina juventud, tan valientes por fuera y tan vulnerables por dentro. 

Esos mismos obstáculos, cuando años después, con algo más de arrugas y con las experiencias y vivencias de muchas suelas gastadas, la vida te los vuelve a colocar delante, te saben a poco, sólo te hacen cosquillas.

La vida me ha vestido con armadura y espada, cada vez más gruesa, cada vez más fuerte, no para hacer daño, sinó para parar los golpes y ganar las batallas que otros se empeñan en ponerme sobre el tablero, con la sabiduría de los años y el amor que proceso ante todo aquello que estimo.

Hay dos tipos de personas, las que nacen y mueren acojonadas y las que acaban luchando contra viento y marea.

Lo que antes podía acojonarme, ahora me cabrea, y no doy un paso atrás si no es para dar después dos hacia delante.

Cabréate, eso te ayudará a superarlo y a superarte.

2 de julio de 2017

Quiero recorrer el Cielo, ¿me acompañas?





He tenido que recorrer sinuosos y abruptos senderos,
he aprendido y desaprendido multitud de conocimientos,
he querido, he amado y he odiado,
he vivido y revivido las peores de las pesadillas,
he saltado miles de obstáculos,
he abierto y cerrado muchas puertas,
me he equivocado más de lo que querría y he acertado menos de lo que me huviese gustado,
he llorado por alegrías y por tristezas,
he gastado decenas de suelas de zapatos,
mil veces me he creído vencida y otras mil he vencido,
y esta es mi victoria mil-uno,
estar hoy junto a ti, en este cruce de caminos,
en la cima de nuestras vidas, ahora sí, preparados para emprender nuestro camino juntos,
un camino que preveo también sinuoso, abrupto, con alegrías y tristezas,
pero un mágico camino que dibujaremos con cada paso, 
al fin y al cabo, nuestro camino.

Ambos llevamos una cargada mochila, 
donde sólo hemos metido lo importante de nuestras vidas, 
a nuestros seres queridos 
y aquellas lecciones que verdaderamente nos ayudarán en esta nueva aventura.

Hoy es el día, este es el momento, el instante en que tenía que ocurrir. 

Hoy llevo calzado nuevo.

Empieza el deshielo, 
ya he vivido lo suficiente en la Tierra y ahora me apetece recorrer el Cielo, 
¿vamos?


23 de junio de 2017

El Fuego me seduce

Se dice que el fuego purifica a quién lo mira. No sé si será verdad, pero si es así, entonces debo ser de las mujeres más puras que existan. Me atrae el fuego, desde aquellos días bajo la luz de la Luna. El fuego, ese elemento tan bello, intocable e incontrolable.  Me motiva lo inalcanzable.

Me hechiza lo imposible. Acercarse lo suficiente sin quemarse es uno de esos imposibles. La vida me ha enseñado que lo más bello, lo que más vale la pena en este mundo, es aquello que cuando estás cerquita, te acojonas, como el fuego.

Sus llamas son sensuales movimientos que cautivan mi mirada durante horas.
Por algo los sagitarios somos... un signo de fuego.

Que paséis bona revetlla. Yo, Gaia, mientrastanto,  continuaré avivando el fuego, jugueteando, revoloteando a su alrededor, y ahuyentando a los malos espíritus a petardazos. 

Siempre que fijes tu mirada en el fuego, acuérdate de mi. 

21 de junio de 2017

La música, lenguaje universal




La música amansa las fieras. Define una época, una generación. Transmite. Te acompaña, en los buenos y en los malos momentos. Enamora. Divierte. Y a veces, sí, también aburre. 

Alegra tus penas. Hace crecer tu felicidad. Te hace subir y bajar. Reflexionar.

La música, la mejor terapia en muchas ocasiones. Te ayuda a descubrirte. El mejor reflejo de tu alma. La hay de todas las formas y colores y para todo tipo de personas, creyentes, no creyentes, enamoradizos, fríos y ardientes.

Nos ayuda a expresarnos cuando nuestras palabras están mudas y nuestros oídos sordos.

Una canción para cada momento. Una melodía para cada persona. Muchos ritmos que compartir.

La música nos rodea. Omnipresente. Shhhh, calla, escucha. Siente.

Múltiples atributos los de la música. Para mí, los tres más preciados, su íntima compañía, que nunca te deja indiferente y que es...infinita.

Dime que escuchas y te diré quién eres. Da a conocer al que la compone y, al que la escucha.

Qué hay más bonito que te susurren al oído, "tú eres mi más bella de las melodías"?.

Gaia, si tuvieras que elegir una canción con la que te sientas muy identificada, defina tus sueños, tus pensamientos, y con la que querrías presentarte en este blog ¿cuál eligirías?



jjjjj

13 de junio de 2017

Que cada cual se mire su ombligo

Lo tengo claro. Lo sé de hace tiempo. No hay mejor defensa que un buen ataque. Por eso los que son más débiles, los que son más inseguros, se pasan el día atacando. 

Lo difícil no es insultar o humillar a los demás. Lo difícil es tener las agallas para reconocer sin tapujos tus debilidades y afrontarlas. Y cuando no somos capaces de hacerlo, nos consolamos echando mierda al primero que nos encontramos, o mejor aún, a aquel que más envidia nos da. Hundiendo al otro más abajo del pozo de lo que nosotros estamos, nos reconforta. 

Pero ¡qué equivocados! Actuar así, te hará sentir mejor, pero NO serás el mejor y, no con ello solucionarás tus problemas ni tus debilidades. Sumarás víctimas, pero te pasarán los años y seguirás siendo un triste desgraciado que has vivido una vida llena de enemistades, vacía de la verdadera felicidad y decorada con el sufrimiento de los que no se atrevieron a plantarte cara. Una vida vivida no a base de buscar tu propia felicidad sino de acabar con la de los demás. Qué desperdicio de vida, de tu vida, y desgraciado tú y los que se dejaron ser tus víctimas. 

Los fuertes no somos los que levantamos cien kilos en el gimnasio o humillamos a los demás, sino los que somos capaces de vivir nuestra vida sin necesidad de meternos en la de los demás. Los fuertes somos los que somos capaces de ser felices aun siendo conocedores de nuestros propios pros y contras, y de nuestras limitaciones. Los fuertes somos los que no necesitamos atacar, pero que si llega el momento de defenderse, lo haremos con uñas y dientes. 

Preocupémonos cada uno de la nuestro. Vivamos cada uno nuestra vida. Y si alguna vez nos entrometemos en la vida de los demás, que sea para ayudar o, decir una palabra bonita. 

Gaia eres fuerte, tu piel resbala el agua de las turbias tempestades y se empapa sólo de la fragancia de los girasoles. 

Peace & Love queridos Verdecillos.  Y guerra a los desaprensivos. 

9 de junio de 2017

Aprovecha siempre la ocasión


Esta mañana, de camino al centro, el campo estaba así. 



Se acabó el oleaje, se acabó el espectáculo. Como todo lo de este mundo terrenal, también ha tenido su final. Por eso, no hay que desperdiciar la ocasión. No hay que dejar las cosas para el después. Todo ocurre y no se puede predecir lo que durará. Tarde o temprano lo perdemos o nos lo quitan. Simplemente desaparece, sin avisar. Lo tengo claro. Muy claro. Gaia, vive el presente. ¡No! Mejor dicho, vive el instante

Yo, al menos, a día de hoy, puedo alegremente decir que... pude disfrutar del oleaje del campo. Y no me entristece que lo hayan segado. Soy feliz con el mero hecho de haberlo podido vivir. Fui afortunada. De aquella tarde, de aquel instante. Y acepto que se haya segado, otros frutos dará y otras delicias yo encontraré. Y si lo echo de menos, cierro los ojos, inspiro fuertemente y pienso en su recuerdo mientras dibujo una pícara sonrisa de satisfacción.

Tenemos que aprender a desprendernos de las cosas con la misma facilidad con la que las adquirimos. Siempre he pensado que lo que eterno perdura tendemos a menospreciarlo. Pero, ay, Gaia, hacerlo de lo material es fácil, pero ¿qué me dices de las otro? Como los sentimientos... ¿cómo nos desprendemos de ellos? A esos, de momento, me arriesgo a darles el don de lo eterno. 

Feliz fin de semana Verdecillos. Felices instantes.


8 de junio de 2017

El mejor espectáculo del mundo


Esta tarde he pasado por delante de un campo. El mismo campo por el que paso cada día para ir al centro. Así que imaginaros la de veces que he pasado. Decenas, quizás cientos de veces. Pero hoy, algo me he llamado la atención y me he detenido. Algo hermoso, verdaderamente hermoso, ha cautivado mi distraída atención. 

El viento agitaba las hierbas, cual brisa marina moldea las olas del mar, regalando a mi vista un paisaje relajante y, hermoso.


Me he sentado en el suelo, con cierta dificultad por las heridas de mi mano. Pero el esfuerzo bien ha merecido la pena. Primera fila y en platea. Y así han pasado unos minutos. Cinco, diez, treinta... la verdad, no lo sé. Es lo bueno que tiene tener un rato libre, que el tiempo no cuenta. 

Los grandes espectáculos no siempre surgen en un gran teatro, en la gran pantalla, en la pista de un circo o en la sala más cara de la ciudad. Los mejores espectáculos están aquí a fuera, a tocar de nosotros, y nos lo brinda la naturaleza. No hace falta pagar estrambóticas entradas, ni recorrer cientos de kilómetros. Sólo hace falta vivir la vida sin prisas, y observar.

2 de junio de 2017

Nación Lobo SDF y sus 13 Aullidos

https://www.facebook.com/NacionLoboSDF/

Que este mundo está lleno de injusticias y de personas a las que no les importa pisotear nuestro entorno natural para el bienestar propio, está claro. Pero suerte tenemos de organizaciones como Nación Lobo SDF, que emprende acciones encaminadas a derrotar todas esas acciones que día a día destruyen hábitats y animales.

Hoy me llena de alegría el poder informaros del primer proyecto que lanza precisamente Nación Lobo SDF, fundada por Lobo Fantasma, escritor, emprendedor y sobretodo, amigo mío.

Los lobos, des de ya hace bastante tiempo, los hemos vestido como enemigos. Sólo hace falta recordar quién suele ser el malo de los cuentos o leer las noticias que corren por los diferentes medios de comunicación que corren por nuestro país (que si matan ganado, que si qué miedo qué dan, etc). Y claro está, ¿qué hacemos con todo aquello que nos molesta y nos da miedo? Destruirlo.

Nación Lobo SDF nació con la idea de dar voz a todos esos lobos que todavía corretean salvajemente por nuestro país y emprender acciones para su conservación.

El primer proyecto de Nación Lobo SDF se titula 13 Aullidos y se trata de un libro que recopila 13 historias realizadas por escritores e ilustradores de varios países de América latina y Europa. El 30% de los beneficios de este libro se destinará a la preservación del lobo. La presentación de este libro se realizará el 17 de junio en Almería y posteriormente se podrá adquirir en Amazon.




Os paso link de Nación Lobo SDF donde encontraréis más información. Y a todos los bloguers que me leais os animo a poner en vuestro blog el sello de Nación Lobo SDF con el link para contribuir a la causa.





31 de mayo de 2017

Deprisa



En ocasiones la vida coge tal velocidad que hasta se te hace dificultoso coger el aire necesario para poder respirar con normalidad. Notas como se te oprime el pecho hasta tal punto que sufres esa desagradable sensación que te vas a ahogar. Intentas inspirar fuertemente, una y otra vez, en busca de  ese aire. Pero no puedes, la velocidad te lleva, el diafragma lo tienes encogido, y empiezas a temer que esa vertiginosa velocidad sólo finalizará con una interminable caída al vacío.

Vas subida en ese tren de la vida, viendo pasar todo tan deprisa a tu alrededor. Todo pasa tan rápido que se te hace incontrolable. Intentas anclar la vista en algún punto, con la única intención de detener un instante, de poder ni siquiera contemplar una parte de tu alrededor con algo más de tranquilidad y así poder disfrutar de su experiencia. Pero no. No lo consigues y el tren no para, cada vez más acelerado, hasta que al final te levantas, vas hacia la puerta y bajas el freno de mano.

Hasta aquí hemos llegado queridos compañeros de viaje. Yo me bajo aquí. A partir de ahora, sigo mi trayecto, caminando.




A menudo el día a día, nuestros trabajos, nuestras obligaciones, nuestra familia... nos absorbe de tal manera que los días se nos pasan volando y sino somos capaces de parar de tanto en tanto en alguna estación, llegaremos al fin de nuestros días habiendo deseado haber hecho todo de otra manera. Y no hay mejor manera de vivir esta vida que ser consciente de ella en todo momento.

Quien mucho corre acaba por tropezarse. Así que, querida Gaia, sin pausa, pero sin prisa.


16 de mayo de 2017

No te mientas Gaia


No te mientas Gaia, ni cuando abriste ni cuando reabriste este blog lo hiciste con la intención de explicar las vivencias de tu alrededor, sinó las tuyas, aquellas tan profundas que ni la mejor de las excavadoras lograría alcanzar. Un blog escrito en primera persona, capaz de disparar al exterior proyectiles llenos de esas partículas que habitan en tu mente y, sobretodo, en tu a veces tierno, a veces frío, corazón. Para algunos, esas locas partículas, para otros esas cuerdas partículas y, para la gran mayoría, esas desconocidas partículas. No olvidéis, cuánto más aprendo, menos sé. Cuánto más hurguéis en mí, menos sabréis. De apariencia senzilla, de fondo complejo e impredecible, incluso para mí misma.

A veces somos lo suficientemente valientes como para enfrentarnos a un león a sabiendas que sólo disponemos de un tirachinas, y otras tantas, somos lo suficientemente débiles como para no ser capaces de entrar en la cancha ante una diminuta hormiga armados de un tomahawk. ¿Será que no sabemos distinguir entre leones u hormigas? o ¿será que el corazón todo nos lo distorsiona? ese mismo corazón que a veces nos hace débiles, a veces fuertes.

¿Serán los efectos del tumor, o el encontrarme limitada físicamente, lo que ha conseguido abrir mi mente hacia pensamientos que hasta ahora restaba importancia y que no me llamaban la atención hasta hace escasos días? o simplemente será, esa obstinada manía mía de tener siempre la mente abierta a todo y a todos. Todo lo malo trae consigo su parte positiva, nunca lo he dudado. ¿Por ello se me considera positiva? Llamadlo cómo querais, pero siempre ha sido mi manera de interpretar las cosas.

Y ¿qué pensamientos me han rondado estos días? Algun que otro lector que me conoce más profundamente dibujará una pequeña (o grande) carcajada. Otros pensarán que sí, que definitivamente se me está yendo la razón, esa misma razón que a veces nos tapa el corazón. Pero oye, se dice que la locura se pega.

Y hoy, hasta aquí podeis leer...



10 de febrero de 2017

No hay más ciego que el que no quiere ver


¿Quién de nosotros, alguna vez, aunque sea sólo una, no ha prejuzgado a alguien por su apariencia? Y a la hora de juzgar esas apariencias nos hemos basado en esos estereotipos, en esos patrones, que nos han implantado a fuego en nuestra mente des de minutos después de nuestro nacimiento. Dibujos animados, películas, revistas... Gente con cuerpos esbeltos y bien proporcionados con facciones suaves, dan más sensación de buenas y exitosas personas que no gente con rastas, mal vestida y con pearcings, ¿a qué sí? Y una mujer 90-60-90, ¡la bomba!. Sí, este tipo de apariencias nos invitan más a conocer a esas personas, pero...y ¿cuándo empezamos a relacionarnos más a fondo con esas personas? ains amigo, aquí la cosa muchas veces se tuercen. Sorpresa, sorpresa.

No es hoy mi intención cargar contra los buenorros y buenorras, ni tampoco lo contrario. Simplemente haceros ver que la primera impresión, la cual se basa principalmente en criterios sobre la apariencia, hace que muchas veces dejemos de conocer a gente maravillosa.

Yo divido a las personas que me causan interés en dos grupos: guapas y atractivas. Los guapos me alegran la vista, y los atractivos me roban el corazón. Y si es guapo y atractivo, uy, entonces me roban la vista, el corazón y el segundo chakra jajaja. ¿Y qué es lo que hace que una persona me resulte atractiva? Pues es algo que cuesta explicar, porque es todo el conjunto. Puede que su mirada, puede que su forma de expresarse, puede que su forma de moverse, puede que su aptitud, su inteligencia...pero nunca se basa únicamente en su físico, por lo que si me dejara llevar exclusivamente por el chasis seguro no habría, ni hubiese encontrado nadie que me atrajese lo suficiente como para volver loco a mi corazón y a mi cabeza.

Y ahora extrapolemos todo esto a los paisajes. ¿Cuál de estos dos paisajes os resulta más guapo?

            1. Aigüestortes                 2. Aiguamolls de l'Alt Empordà 

¿Cuál de ellos os invita a coger la mochila y perderse un fin de semana? Pondría la mano en el fuego, y no me quemaría, a que la mayoría habéis dicho el número 1, cuando los humedales albergan una biodiversidad tan o más grande que un ecosistema de alta montaña. Pero, oh, nos resultan feos. Y además antipáticos porque tienen mosquitos y bichos. Por eso, por prejuzgarlos simplemente por su cara más externa, por su apariencia, nos los hemos cargado y seguimos cargándonos los pocos que nos quedan en condiciones (Delta del Ebro, Doñana, etc.). 

Los humedales son esenciales para la conservación de nuestras playas (pero hemos preferido construir edificios y paseos marítimo), esenciales como  lugar de paso para muchísimas aves migratorias, uno de los lugares más productivos del mundo, y un largo etc. 

En definitiva, los humedales son esenciales para nuestra existencia, pero son feos, ese ha sido su "gran fallo". ¡Pues no! el gran fallo es que los seres humanos somos tan estúpidos que muchas veces sólo somos capaces de valorar las cosas por lo que vemos, no por lo que nos transmiten o por lo que verdaderamente pueden aportarnos. Prejuzgamos y dictaminamos sentencias sin ni tan siquiera dar la oportunidad a cada lugar, a cada persona, de mostrarnos todo su esplendor. Y así nos va, humanos llenos por fuera, vacíos por dentro, rodeados de mierda y abocados a un planeta cada vez más devastado.

¿Y si os dijera que la siguiente foto también es del  mismo humedal de antes?



No hay más ciego que el que no quiere ver o, que el que sólo se deja llevar por las primeras impresiones.

1 de febrero de 2017

Otra historia más de aborígenas, colonizadores y la estupidez humana: Tierra de Fuego (Argentina)




Recuerdo cuando visité Tierra de Fuego (Ushuaia-Argentina) y uno de los pocos descendientes aborígena de la zona me contó una de esas tantas historias tan dramáticas fruto de la estupidez, la soberbia y la prepotencia humana.

Os la resumo. En esas tierras, existía una tribu indígena hasta que llegaron los santísimos colonizadores apostólicos y católicos.

Los indígenas del lugar, pese a las temperaturas tan extremas, iban desnudos. Se cubrían el cuerpo con grasa animal que los aislaba de las bajas temperaturas.

Para los colonizadores el ir desnudo era toda un "pecado" y una obscenidad. Así que los vistieron. Y por culpa de esas vestimentas, que llevaban bacterias y virus que hasta entonces no existían en esas tierras, poco a poco, esos indígenas fueron enfermando y muriendo ya que no tenían defensas naturales para esos nuevos virus. El final, ya os lo podéis imaginar, desaparecieron.

Otra prueba más que los que nos llamamos humanos "avanzados" (ja y ja) nos empeñamos en convertir en insostenible lo sostenible simplemente por nuestro afán de imponer nuestras creencias y convicciones. ¡Qué equivocados vamos! Y después nos preguntamos cómo es posible que cada vez las cosas vayan a peor.

30 de enero de 2017

Si se te cierra un atajo, afronta las curvas



La vida es limitada, sobretodo para alguien como yo que no cree en el "más allá", aunque no negaré que me gustaría creer en ello, sería como mínimo consolador en cierto modo. Pero para alguien de ciencias como yo, todavía tiene que llegar aquella persona que me convenza de ello. Así pues, la vida es limitada. Nace cuando salimos del vientre de nuestra madre y finaliza el día que nuestro corazón deja de latir y exhalamos nuestro último aliento.

Además, día a día se nos presentan límites que, como inconformista y luchadora que soy, por mucho que finja no ver, están ahí, y si no me queda otra que asumirlos, siempre he creído que eso también me ha hecho crecer.

Asumir nuestros límites tiene un punto doloroso, pero también liberador. Te permite cerrar una página para abrir otra nueva. Y aprendes a dejar de lamentarte por lo que pierdes y centrar tus fuerzas en todo lo demás que está a tu alcance.

Los malos días te enseñan a vivir con más alegría los buenos. El miedo a morir hace que se pierda el miedo a vivir.

Cuando se te cierran los atajos, no te queda otra que afrontar las curvas.

Así que venga, vamos, coge fuerte el volante, llena el depósito de gasolina, quema caucho y deja bien abierta la ventanilla para no dejar pasar cada esencia que te regalará el camino.

Siempre positiva, hasta el final.

29 de enero de 2017

Gaia abre de nuevo sus puertas



Soy la misma, pero con diferentes matices

Hace tres años y medio me despedía de todos vosotros con un "hasta siempre". Dejé descansar Gaia para implicarme en cuerpo y alma en un gran proyecto, merecedor de una gran dedicación y fruto de dos grandes recompensas: mis dos hijos.

Durante todo este tiempo he dejado un poco aparcado mi Yo para dedicarme y disfrutar de los dos mejores regalos que me puede regalar la vida. Mirando ahora hacia atrás, no me arrepiento, sinó todo lo contrario, me siento llena y feliz de poder haber disfrutado al máximo de mis hijos y de haber compartido tantos y tantos momentos con ellos, sus primeros movimientos en mi vientre, sus primeros logros, sus ilusiones, sus decepciones..., momentos que espero poder continuar dedicándoles durante muchos y muchos años, en cuerpo y alma.

Si de algo me siento satisfecha en mi vida es de haber hecho y conseguido lo que me he propuesto en el momento en el que he querido. Algunos lo llamarán fortuna, yo le llamo perseverancia y tozunería en conseguir lo que me propongo. Y siguiendo en esta línea yo he sido madre cuando he querido y porque he querido, por lo que considero que lo he sido en el momento preciso y adecuado de mi vida. Ser madre es duro, y mucho, es entrega, sacrificio, falta de tiempo para una misma, pero al mismo tiempo es otra gran lección que te ofrece la vida en la que conoces el verdadero amor incondicional y aprendes cosas maravillosas, y cosas que no lo son tanto. 

Pero las dificultades más que atemorizarme me trempan (como se dice en mi tierra, en otros lugares lo llamariais "me pone") y me mejoran. Por lo que a día de hoy, me considero la misma mujer de hace unos años, a lo mejor con un chasis un poco más deteriorado, pero con un motor más potente. Una mujer todavía más curtida, con más experiencia y más dureza para acabar de afrontar lo que me quede de vida, a mi manera, como siempre he hecho y querido. Una mujer que todavía tiene más claro lo que no quiere, aunque sigue sin tener claro que es todo lo que quiere porque para saberlo tendría que conocerlo Todo, y el Todo es infinito. Por eso siempre he considerado que necesito experimentar, vivir, probar, y no negarme a nuevas experiencias de buenas a primeras si no quiero arrepentirme de no haber descubierto cosas y personas que me podrían haber aportado mucho en mi vida. Porque el vivir trata de eso, de experimentar emociones, sentimientos, vivencias, algunas buenas y otras malas, de las buenas se disfruta y de las malas se aprende. Siempre en positivo, porque todo, todo, por muy trágico que sea, siempre tiene su lado positivo, yo al menos siempre lo encuentro, aunque sea un positivismo irónico.

Y ahora he decidido que ha llegado el momento de volver a pasar página, sin perder de vista las de atrás, pero con la pluma de la vida preparada para escribir nuevos proyectos. Ha llegado de nuevo el momento de volver a experimentar, a probar. Y uno de estos proyectos es volver a encontrarme conmigo misma, volver a pensar más en mí, volver a dedicar más tiempo a todas esas cosas que antes ya me gustaban y a esas otras que todavía me quedan por conocer. Es lo que tiene ser una mujer inquieta e inconformista, que no le gusta parar quieta. Algunos lo veréis como una dificultat para ser feliz, en cambio yo lo considero el aceite de mi motor con el que cada día espero llegar más lejos.

Mi objetivo no es decorar el alma, como diría un buen amigo, sinó en volver a mimarla y a escucharla. La decoración siempre la he considerado algo superficial, y yo prefiero alimentar el interior que vestirme de lindos vestidos.

Así que con esta motivación, abro nuevamente las puertas a Gaia, un portal donde dejar nuevamente salir mi Yo más íntimo y personal. 

Bienvenidos de nuevo queridos lectores,

Gaia.