7 de septiembre de 2017

Las diferencias te hacen bello

Llamadme estraña, pero me encanta fijarme y hacer fotos de cosas peculiares, curiosas. De paisajes, bosques y riachuelos los hay a centenares, no por ello dejan de ser bellos, pero aquellos que han sido capaz de construir un rasgo característico son los que consiguen llamarme más la atención, porque son únicos y especiales. Será por eso que mientras camino suelo mirar más hacia los lados que el propio camino (que más de un tropiezo y susto me ha provocado).

No busques la belleza en cánones y revistas. Tampoco en fotos retocadas de paisajes imposibles. Búscala en las particularidades de cada uno, de cada cosa. Porque la belleza radica en lo peculiar de cada uno.

Equivocadamente tendemos a esconder nuestras singularidades en tendencias que lo único que hacen es transformarnos en un rebaño, aburrido, insípido y sin criterio , como si ser diferente fuera motivo de vergüenza .

No te escondas, lo diferente hace lo bello. Para Gaia siempre serás especial, serás  lo más bello.

Las diferencias es lo que nos hace únicos, salvaguardémosla. 

3 de septiembre de 2017

¿Quién dice que no se puede tocar el cielo?



El cielo me lo da esos cuatro ojos azules como mares,
cada una de vuestras carcajadas y cada abrazo. 

El cielo me lo da ese Sol que nunca falta a la cita cuando por la mañana levanto la persiana,
y esa Luna que tanto me hace soñar. 

El cielo me lo da ese chocolatito delante del fuego a tierra,
y esas tertulias con los amigos bañadas de tantos recuerdos y tantos nuevos propósitos. 

El cielo me lo dan las montañas, con cada sendero, con cada riachuelo. 

El cielo me lo da esa brisa marina de otoño mientras sentada en la arena escondo los pies en la arena. 

Para tocar el cielo no hace falta subirse a un avión, simplemente disfrutar con lo que haces en cada momento, gastar más tiempo viviendo que soñando, no dejando que los demás vivan tu vida por ti y, estar a tu lado.

Si tú me acercas el cielo, yo salto... y sinó traigo yo mi escalera, con la que subiremos peldaño a peldaño hasta tocar, juntos, el universo. ¿Vamos?