14 de septiembre de 2009

¿La gallina de los huevos de oro?


No voy a negar que ya deducía lo que me iba a esperar en tierras ibicencas, pero aún así quise ir, quise ir a verlo con mis propios ojos. Por desgracia en algunos aspectos no me defraudó. Pero si por algo viajo no es sólo para ver todo aquello que a mi me gusta.

No voy a hablar de la Ibiza de la borrachera y el folleteo, de la isla del Olvido, de la isla donde puede parecer que todo se vale, de la juerga 24 horas ni de las chicas y mujeres florero. Voy a hablar de su tierra. De esa esencia que perdió hace muchos años, des de el momento en que los hippies fueron sustituidos por tubos de neón y cemento. Cemento que ha invadido toda la isla. Urbanizaciones y urbanizaciones inacabadas, con solares vacíos y descuidados, aceras rotas, suciedad, desorden...vamos, lo que también encontramos en muchos otros lugares de la costa mediterránea que han sido destruídos por esa aplastante maquinaria llamada turismo de sol y playa.

Lo que más me dolió fueron las playas. Esas playas que en la foto salen paradisíacas, pero que en muchas de ellas encuentras arenas llenas de colillas y basura y a la que te sumergías en sus aguas cristalinas podrías apreciar restos de basura, tubos, porland y demás semienterrados en esas blancas arenas.

Se me cae el alma al suelo cuando veo una y otra vez, lugares como Ibiza, lugares devastados por la urbanización alocada.

La sensación que me queda de Ibiza? otro lugar más que sólo han pensado durante todos estos años en exprimir al máximo el tema del turismo sin dar nada a cambio, sin utilizar parte de esos ingresos en mejorar su entorno, sus ciudades, para así evitar su degradación. Degradación que tarde o temprano se vuelve en su contra. Sinó mirad la crisi de muchos de los municipios españoles de la costa del mediterráneo. Pero hay una pequeña diferencia entre estos municipios e Ibiza. Ibiza, si algún día cierra esas 4 o 5 discotecas, si sigue así, no le quedará nada. En cambio los otros municipios, al no ser isla, siempre podrán ofrecer, además de sus hoteles y paisaje degradado, algunos otros sitios cercanos que aún mantienen "arreglados" y que pueden usar como atractivo turístico (montañas, lagos, ciudades, museos, parques de atracciones...).

La reconversión de Ibiza, en estos momentos, la veo imposible. Así que por el bien de todos los ibicences...qué dure la fiesta!

Ojalá Ibiza y tantos otros municipios hubieran pensado más en su futuro y en la preservación de su entorno, entorno del cual justo ahora se están dando cuenta que es la base de su gallina de los huevos de oro. Demasiado tarde en muchos casos. Tremendo error cometimos. Sobretodo al pensar que nuestra economía se podría basar eternamente en este tipo de turismo.

Aún así no sería tampoco justo no mencionar que Ibiza todavía tiene algunos rinconcitos con mucho encanto en los que uno puede deleitar su vista y que vale la pena visitar. Aquí os dejo muestra de ello:







No interpretéis este escrito como un ataque directo a Ibiza sinó un grito al cielo por la devastación que el turismo ha echo en nuestras costas.

No sé, igual es que soy demasiado exigente, pero es que cuando una viaja, cuando recorre diferentes lugares del mundo, cada vez una ve las cosas con diferente perspectiva. Por eso me gusta viajar, para poder ver y comparar. Porque no es lo mismo como se aprecia un lugar la primera vez que una sale de casa con el equipaje en mano como cuando ya ha visitado bastantes otros lugares.

Y como siempre digo, tantas personas, tantos gustos, tantas opiniones.

6 comentarios:

Reysagrado dijo...

Empiezo a tener la creencia bien fundada de que los españoles somos realmente cerrados. Vemos un filón y lo explotamos al máximo, sin pensar en que algún día se acabará.

No somos previsores. No sé si esto tiene raíces históricas, pero somos muy nuestros y sólo ahora nos damos cuenta de nuestros errores.

Ahora vamos a ser los que más tarde salgamos de la crisis. Todo porque hemos basado nuestra economía en la construcción alocada y en un turismo exento de "calidad", en el que todo vale y todo se explota...

No cuidamos de nuestro entorno, no cuidamos de nuestro propio país, ni nos educamos ni a nosotros ni a los que vienen. EL TODO VALE EN ESPAÑA. Eso es lo que pasa.

Sí. Es cierto: los españoles tenemos muchas agallas, somos temperamentales, podemos dar mucho de nosotros mismos, pero somos muy muy CAZURROS.

Pues es hora de evolucionar un poquito porque si no, otros países que venían por detrás pronto nos comerán...

azul dijo...

Como siempre un estupendo post ...esa es la tristeza que te queda cuando quieres ver algo más de un lugar...no solamente divertirte...cuando gente como tú sabe MIRAR...

Me quedo con las fotos, con esos lugares bonitos que yo no conozco,pero por tus ojos ...quizás cuando yo vaya ...habrá mucha más especulación y apenas conozca de nada de aquello que soñaba

No lo dijo con tristeza...es solo objetividad de otros lugares que si conocí

Un beso querida Gaia

por cierto como está el girasol?

Gaia dijo...

Una muy rica aportación la que tú también nos has echo Reysagrado.

Azul, tengo la sensación que tú también sabes MIRAR. Por cierto, el girasol está muy bien, ahora tiene la flor un poco caída, mirando al suelo, pero he visto que los demás girasoles de los campos también están así, así que debe ser normal. Por lo demás, sigue muy verde y las pipas siguen creciendo ;)

hargos dijo...

hola preciosa, si tu comentario salio, gracias cielo, un besito largo,
pd, las fotos son preciosas, es un lugar en el que aun no he visitado

Popi dijo...

Y donde estan tus fotos haciendo de sirena por la playa?, que para algo bueno que habia en Ibiza! ;)

Espero que lo hayais pasado bien!

Gaia dijo...

Popi, esas fotos las tengo guardaditas (aunque más que de sirena son de cachalote jajaja). Si pasas por mi Space de hotmail, podrás ver alguna más ;)

Y sí, fueron unas tranquilas y movidas vacaciones ;)

Un fuerte abrazo guapíiiiisimo ;)