12 de diciembre de 2011

Y si les facturamos?

En los tiempos que corren a una, más que nunca, se le ponen los pelos de punta y le hierbe la sangre más que las calderas del infierno cuando escucha las noticias diarias. Que si recortes por aquí, que si recortes por allá...pero qué propuestas hay para hacer una mejor gestión de las cosas? que hacen falta recortes, os diré que sí, debido a la pésima gestión de los mandatarios en los últimos años, no queda otra que abrocharse el cinturón. Pero de ahí a basar toda la solución en los recortes va un buen paso.

Ahora quieren entregarnos una factura "informativa" del coste que ha supuesto nuestra visita al médico, de la asistencia que recibamos en urgencias, de la intervención quirúrgica que hemos sufrido o de cualquier gasto que ocasionemos por ponernos enfermos. Naturalmente, me estoy refiriendo a la sanidad pública. Lo hacen, o lo van a hacer, con la "sana" intención de que tomemos conciencia de lo que cuesta atendernos, aunque seamos nosotros mismos, con nuestros impuestos y cotizaciones los que pagamos.

Tal y como recibí en uno de esos tantos correos electrónicos que nos llegan cada día a nuestros buzones, yo también me uno a la propuesta que:

"Cada vez que el rey, el presidente del gobierno, el ministro, el presidente de comunidad autónoma, el diputado, el senador, el presidente de la diputación, el alcalde, etc. etc. etc, se suba a su coche oficial, se le entregue la factura.

Cuando visite centros de mayores o colegios, engalanados especialmente para su visita, que le entreguen la factura.

Cuando asista a la multitud de fiestas, recepciones, comilonas, que se organizan por cualquier cosa, que le entreguen la factura.

Cuando se suba en trenes o aviones para viajar en clase especial, que le entreguen la factura."

Todo ello, ni qué decir que, con la única intención de que "tomen conciencia" de lo que nos cuesta a los ciudadanos mantener tantos cargos políticos.

Toda crisi, como es bien sabido y ha relatado en numerosas veces la historia humana, quien la acaba pagando es siempre el más débil, la clase obrera, y dentro de la clase obrera, la mujer, recortándole las poquitas ventajas que podrían tener en caso de maternidad e injusticia social y salarial. Y no olvidemos que es precisamente la aptitud y la actitud de esa misma clase obrera, de esos hombres y por supuesto, muejres, la que levanta los cimientos de los paises.

Yo sigo opinando que si no se corta el problema de raíz seguirá saliendo mala hierba. La historia también nos ha demostrado en múltiples ocasiones que iguales soluciones a iguales problemas sólo llevan nuevamente al mismo punto de partida.

1 comentario:

Gemma dijo...

Qué puedo decir más que totalmente de acuerdo contigo? a ver si con las movilizaciones que vienen se conciencia todo el mundo, cada vez sale más gente a la calle y se consigue algo, aunque fuera solo lo que dices, facturarles a esos a los que los ciudadanos pagamos todo... Un abrazo!