16 de mayo de 2017

No te mientas Gaia


No te mientas Gaia, ni cuando abriste ni cuando reabriste este blog lo hiciste con la intención de explicar las vivencias de tu alrededor, sinó las tuyas, aquellas tan profundas que ni la mejor de las excavadoras lograría alcanzar. Un blog escrito en primera persona, capaz de disparar al exterior proyectiles llenos de esas partículas que habitan en tu mente y, sobretodo, en tu a veces tierno, a veces frío, corazón. Para algunos, esas locas partículas, para otros esas cuerdas partículas y, para la gran mayoría, esas desconocidas partículas. No olvidéis, cuánto más aprendo, menos sé. Cuánto más hurguéis en mí, menos sabréis. De apariencia senzilla, de fondo complejo e impredecible, incluso para mí misma.

A veces somos lo suficientemente valientes como para enfrentarnos a un león a sabiendas que sólo disponemos de un tirachinas, y otras tantas, somos lo suficientemente débiles como para no ser capaces de entrar en la cancha ante una diminuta hormiga armados de un tomahawk. ¿Será que no sabemos distinguir entre leones u hormigas? o ¿será que el corazón todo nos lo distorsiona? ese mismo corazón que a veces nos hace débiles, a veces fuertes.

¿Serán los efectos del tumor, o el encontrarme limitada físicamente, lo que ha conseguido abrir mi mente hacia pensamientos que hasta ahora restaba importancia y que no me llamaban la atención hasta hace escasos días? o simplemente será, esa obstinada manía mía de tener siempre la mente abierta a todo y a todos. Todo lo malo trae consigo su parte positiva, nunca lo he dudado. ¿Por ello se me considera positiva? Llamadlo cómo querais, pero siempre ha sido mi manera de interpretar las cosas.

Y ¿qué pensamientos me han rondado estos días? Algun que otro lector que me conoce más profundamente dibujará una pequeña (o grande) carcajada. Otros pensarán que sí, que definitivamente se me está yendo la razón, esa misma razón que a veces nos tapa el corazón. Pero oye, se dice que la locura se pega.

Y hoy, hasta aquí podeis leer...



6 comentarios:

Caco dijo...

Te he leído y escuchado, y bueno... loca no creo que estés, al menos no para mí, ahora, no sé si yo también pueda estar loco, es una paradoja. Lo que sí, puedo decirte con certeza es que así somos los hombres y las mujeres, un tira y encoje, muchos matices. es lo que hoy nos presentas entre líneas, tu introspección, las contradicciones tan de nosotros y las reflexiones del que se conoce, pero se sabe impredecible a la vez.

Me preocupa mucho de un tumor que mencionas, ¿es metafórico o es literal? deseo con todo el corazón que estés bien amiga. Tres abrazos.

Caco dijo...

Por cierto, leer esta entrada me hizo recordar esta canción de Nelly Furtado:
https://www.youtube.com/watch?v=hwITc8_ovts

Gaia dijo...

Hola Caco, por desgracia es literal. Pero ya está operado y recuperándome. Todo ha ido bien hasta el momento, así que no te preocupes :)

Gaia dijo...

Preciosa canción Caco :)

Caco dijo...

La vida y sus dramas, amiga. ¿Cómo que no me preocupe? me afecta mucho saber que hayas tenido que pasar por esto, Silvia, pero también me alegra de verdad que esté pasando lo peor, y a pesar de todo estés invirtiendo tiempo para la introspección y la reflexión.

Te abrazo fuerte.

Palabras Inefables dijo...

Como bien dices, que las lágrimas no nos impidan nunca ver las estrellas.