22 de julio de 2009

Deshojando margaritas

me quiero, no me quiere, me quiere, no me quiere...
vendrá, no vendrá, vendrá, no vendrá...
ganaré, no ganaré, ganaré, no ganaré...
accepto, no accepto, accepto, no accepto...
voy, no voy, voy, no voy....

Os habéis parado a pensar las veces que a lo largo de vuestra vida os habéis quedado absortos deshojando margaritas? y después os habéis preguntado qué hubiera pasado si en vez de haber permanecido sentados deshojando la margarita hubieseis actuado y hubieseis echo lo que vuestro instinto desde un buen principio os dictaba? Si la respuesta es SÍ, entonces: cuánto tiempo habéis perdido esperando una respuesta en ese último pétalo de la margarita? y si la respuesta de ese último pétalo fue "no", cuánto tiempo más habéis permanecido sin hacer nada esperando sentados a que llegara vuestra margarita? y cuántas margaritas nunca llegaron?. En definitiva: cuántas ilusiones perdidas, cuántas oportunidades, cuántos sueños incumplidos se llevaron cada uno de los petalos de la margarita? hasta qué punto ahora os arrepentís de no haber echo ciertas cosas por haber esperado a que simplemente sucedieran? Cuántas dudas, cuántas incógnitas del qué hubiera sido viven hoy en día con vosotros?

No, hace ya bastante tiempo que no me gusta deshojar margaritas. Porque las cosas no hay que esperar que pasen sinó hacerlas que ocurran. Porque dejar las cosas al azar, porque esperar a que siempre decida un tercero por nosotros sólo nos hará navegar al son de mar ajeno. Me desesperan las incertidumbres y prefiero conocer las cosas "ya", sean para bien o para mal, antes que refugiarme detrás de los petalos de una margarita. Por eso prefiero decidir a que me decidan, por eso prefiero arriesgar aún con el riesgo de perecer en el intento antes que quedarme con la incógnita del qué hubiera sucedido.

Este mundo está lleno de batallas perdidas sin ni tan siquiera haberlas empezado. Esta vida en cuestión de un segundo te puede poner patas arriba todo lo que tienes. Porque en esta vida no se puede vivir sólo a base de sueños. Por eso yo no quiero permanecer sentada deshojando margaritas, sinó que prefiero fabricarlas día a día, dibujando en cada pétalo todo aquello que he echo (me arrepienta o no de ello) y no de lo que hubiera podido hacer. Porque sé que me sentiré mucho mejor conmigo misma habiendo echo lo que quería, sea o no lo acertado, que no marchitarme por haber dejado la vida pasar reposando sobre un Sueño o esperando a que la fortuna consiguiera las cosas por mí. Y así, al final de mis días, espero tener un gran ramo de margaritas y no un manojo de pétalos volados al viento.

Prefiero tener unos pocos logros
que muchos sueños sin cumplir


8 comentarios:

elros dijo...

hola silvia me encanto aparte de tener toda la razon del mundo cuantos de nosotros hemos pensado eso yo creo ke todos y hemos esperado ake pues no se siempre estaba el mañana lo hago fijo, veras como esa chica es mia mmm pero mañana hoy desojare una margarita.besossssss me encanto chaito pasa buen dia

azul dijo...

Necesito un tiempo para asimilar lo que has escrito,no porque no lo haya entendido ...por todo lo contrario...porque a veces me hago hasta daño pensando en todo lo que perdí en cada petalo deshojado...

Llevas tanta razón...yo tambien preferiria tener un ramo por pobre que fuera que un montón de petalos deshojados ...

Pero segun el momento cuesta...o no cuesta ..,pero parece más cómodo aunque a la larga no sea asi...

Creo que debería encuadrar tu post y colgarlo en mi habitación para recordarme de vez en cuando que hay que afrontar dejar la flor entera y poder sentir su aroma sea mala o sea buena..

Eres estupenda, gracias por hacerme siempre reflexionar

Un beso...

He tenido que volver a bajar para ver la foto de la vaca me encanta

Óscar dijo...

Interesante reflexión e interesante comentario el de azul. Creo que un día te levantas por la mañana y dices "a tomar por culo todo" y es entonces cuando dejas la margarita y te calzas las zapatillas. Es en ese momento cuando empiezas a hacer realidad tu sueño y una pregunta no sale de tu cabeza ¿por qúe narices no me estaré quieto y seguiré la vida tan tranquila que llevo?.

Para mí lo interesante son los motivos que un día nos empujan a dar ese paso; creo que la desesperación, el aburrimiento o la necesidad de sentir diferente son los principales motivos.

Cuando os llegue ese día, calzaros las zapatillas porque después será tarde. Como se decía en la película "El club de los puertos muertos", Carpe Diem, porque en breve estaremos criando malvas. La felicidad, está en controlar nuestras vidas y para eso sólo están llamados los valientes.

Reysagrado dijo...

A mí me gusta plantar mis propias margaritas (de ahí lo de las florituras, jaja), y así poder escoger. Me aplico esta máxima: siempre, siempre, siempre, guardarme una margarita bajo la manga;)

Si es que soy un As:PPP

Silvia dijo...

Pero cuidadín Rey, no sea que se te marchite bajo la manga...no te volarán los pétalos pero igual se te marchita, así que no esperes una eternidad en sacarla.

Reysagrado dijo...

Descuida, las cuido siempre con mucha ternura;)

elros dijo...

HOLA SILVIA GUAPA TIENES UN PREMIO ESPERANDO EN MI BLOG BESOSSSSSS PASA BUEN DIA

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Por eso me gusta tener mis metas a corto plazo.. asi la cumplo y voy por la siguiente :)
un beso!