6 de agosto de 2009

Anoche me bañé bajo la Luz de la Luna

Toalla, sandalias y un jersey por si el frío arremete.

Delante de mí, el Mar, su baivén, su sonido, su aroma...y las Gaviotas. Gaviotas de las lágrimas en los ojos y la sonrisa en los labios. Recuerdos.

En el cielo, Luna llena.

De acompañante, el Silencio.

Y a la distancia, un Horizonte que cual genio de una lámpara mágica llegada de otro mundo te invita a soñar. Y Sueño, sí, por unos instantes, fabrico sueños para después, antes de medianoche, de nuevo, olvidarlos.

Respiro profundamente. Sigo con mis pensamiendos como el aire fresco me penetra lentamente, limpiando y alumbrando de luz blanca cada recodo oscuro de mi cuerpo, de mi alma; y, una vez llegado al final de su recorrido, noto como da marcha atrás, esta vez ya sudoroso, pesado, turbio, invitando suavemente a salir al exterior todo aquello que hoy me inquieta y me atormenta.

El cuerpo estirado nota el frescor de la arena pisada y se deja envolver por esa brisa que a esas horas de la noche regresa cuál ánima en pena hacía el mar.

Después de mi leve letargo, camino hacia la orilla, sobre esa arena pisada, atravesando esa brisa fresca, saboreando el aroma nocturno del mar, caminando entre las gaviotas y con la ya calmada mirada fija en ese horizonte soñador y en esa coqueta Luna.

Mi cuerpo va notando como ese dulce baile de las olas acaricia mis pies, mis rodillas, mis piernas, el ombligo...y veloces pececillos cosquillean mi piel. Me sumerjo entre gotas de agua saladas con la única luz, la de la Luna.

Silencio y oscuridad atravesada por los rayos de la Luna. Miedos, inquietudes, dudas, engaños, decepciones, enfados...todo queda en el agua. Y a lo lejos, posando en el horizonte y alumbrados por la Luna, esos Sueños.

Sin prisas vuelvo rumbo a la orilla, a esa arena pisada, al aroma nocturno del mar, a las gaviotas. Y esa misma brisa fresca que antes me echizaba hacía un mundo lleno de sueños, esa misma brisa, ahora me regresa y me susurra al oído: "Silvia, despierta".


Siempre que puedo me gusta ir a la playa al anochecer, sobretodo cuando hay Luna Llena. Y durante ese pequeño tiempo que me dedico junto al mar, por unos instantes, además de serenarme, de centrarme y de eliminar todo lo negativo que durante días me ha ido invadiendo, también dejo que los sueños, por unos instantes, me hagan compañía, para después, de regreso a casa, de nuevo, olvidarlos. Aunque olvidados, nada más tenerlos ya me impregnaron, y su esencia seguro que inconscientemente son la base de muchas de las cosas que hago.

Son unos instantes dedicados exclusivamente a mí y a mis pensamientos, donde con total tranquilidad, reflexiono de tantas y tantas cosas...ni os imagináis todo lo que recorre por mi cabecita durante esos instantes. Y nunca nadie lo sabrá, pues todo ello queda entre yo, el mar y la Luna

Sí, os lo recomiendo, un Baño de Luna, todos deberíamos tener nuestros propios "baños de Luna".


Un fuerte abrazo a tod@s

5 comentarios:

elros dijo...

joerrrr ke envidia me dasss y yo aki ke como maximo me puedo ir al tajo y encima huele mal porla contaminacion ke suerte tienes,yo creoke no hay nada mejor ke esoo pero me refiero a lo tuyo no a lo mio en el rio jajajajaja besoss desde el infierno o si lo prefieres mejor desde la tierra de los sueños chaito y cuidate

Reysagrado dijo...

Jeje, salió nuestra Pequeña Soñadora:)

El Mar recoge tus Sueños y la Luna los absorbe en su Mágica Luz. Ahí quedan para vislumbrarlos.

Y, a la vez, el Mar, cuando está calmado, difumina nuestras Tempestades; y, cuando está agitado, euforiza nuestra apatía.

Anoche, también miré hacia la Luna reflejada en el Mar, y me calmó. Y me sentí bien, Calma y Sueños entremezclados...

Ahora me toca decirlo a mí: me encantó tu entrada:)

Gaia dijo...

Elros no hay nada mejor ni peor, sinó diferente...y seguro que por tu tierra hay algún riconcito donde darse un baño de Luna. Un fuerte abrazo para rí.

Y David...te queda muuucho por saber de mí. Cuando alguien cree que me conoce mucho, llega ese día en que se da cuenta que aún le queda tanta por descubrirme. Cuanto más me conoces, menos sabes de mí ;) Un abrazote también para tí.

elros dijo...

MUJER ALGO HAY POR AKI, Y PASATE POR MI BLOG A RECOGER UNOS PREMIOS KE HAY PARA TI SI TE PARECE BIEN BESOSSSS

azul dijo...

Una maravilla Silvia ...un baño de luna...renacer bajo su luz y limpiar el alma con las pilas recargadas

Muy bello como lo has descrito

Un beso