18 de abril de 2011

Cuando una luz se apaga...




Hace dos años que una persona muy importante en mi vida nos dejó. Algunos creen en el Más Allá y en ello se consuelan creyendo que estás en el Cielo velando por nosotros y observándonos. Y yo, que no creo en el Más Allá sinó en el Más Aquí...¿qué puedo ahora pensar de ti, ahora que no estás entre nosotros? ¿cómo puedo yo consolarme? pues pienso en todo lo que me regalaste en vida y en todo el legado que me has dejado. Pienso en esos buenos momentos juntos y en esos malos, allí, en el hospital. Pienso en lo injusta que puede parecer a veces la vida, arrebatándonos personas como tú. Pienso en aquella frase que entre máquinas me dijiste en uno de tús últimos días. Pienso en cómo han sabido afrontar la vida mi prima y mi tía viviendo con tu ausencia. Pienso que por mucho que pasen los años...nunca te olvidaré porque te he querido, te quiero y siempre te querré.

"Tite, ahora cuando voy a ese rincón de la Costa Brava y observo a esas gaviotas surcar el cielo, pienso: ojalá hubieras podido conocer a mi niño". ¿Sabes? Hace unas semanas fui con él a ese lugar. Aún no se da cuenta de la mayoría de las cosas, pero quise pasar un rato allí, con él, compartiendo todos esos pensamientos y sentimientos que hasta ahora compartía a solas entre esas rocas. Le enseñaré también fotos tuyas, le hablaré de ti e intentaré ser tan buena madre como tú tío fuiste conmigo.

Pero no quiero quedarme con sentimientos tristes. No pienses que me convertí en un "niña triste", pues todo lo contrario. Sigo siendo la misma "Chispita" de siempre. Bueno, con algo más de sueño por culpa del niño, pero igual de alegre jejeje. Y sigo siendo cabezota, idealista e igual de luchadora por todo aquello que creo que merece la pena para mi y para los míos. Sigo yendo a la montaña, sigo siendo una verdecilla, sigo riéndome con los chistes fáciles y sigo apreciando las pequeñas cosas de la vida que pasan desapercibidas para la mayoría de personas. Pero, eso sí, cada vez que miro una foto tuya, continúo sonriendo mientras una lágrima desliza mi mejilla. Porque ahora tú me transmites la alegría de haberte tenido en mi vida y la tristeza de haberte perdido...

Un fuerte abrazo y un enorme beso a todos los que ya partisteis y que sabéis que habéis sido muy importantes en mi vida, avis, David, Fede, tite, tita... ¿Parece raro, no? me refiero a que yo que no creo en el Más Allá esté aquí delante del teclado hablandoos. ¿Será que a veces pierdo la cordura? ¿será que a veces pierdo la coherencia? No. Será que os echo de menos.


5 comentarios:

Reysagrado dijo...

Pero sí que recuerdas todo ese bonito legado que te dejó, y ese mismo recuerdo te transmite todo lo que él quiso antes de partir:).

Más que la Creencia, ESO QUE QUEDA, es lo que importa.

¡¡Siempre para delante, amiga Silvia!!

Darknesstar dijo...

tienes un blog muy entretenido y ameno, te sigo desde ya y te invito a que pases por el mío: http://mydarknesstar.blogspot.com/
y como dicen por ahí arriba en el comentario anterior, siempre para delante :)
un saludo!

Maya dijo...

Que lindas palabras, amiga...
Yo creo que los que se van quedan en nosotros... las cosas compartidas, y aprendidas junto a ellos... viven a traves d nosotros. Es la forma de celebrar lo que fueron en vida, quienes fueron....

Te mando un beso enorme!!
Ese niño tiene suerte de tenerte.

Caco dijo...

Querida Gaia, las ausencias son amargas, y uno se acostumbra al sabor. Me ha parecido maravilloso verte más íntima aunque entre sentimientos contradictorios. La muerte, es parte de nosotros, por ende nos toca llorar y seguir a pesar de los trastablilleos.

Sois un sol. Se te estima mucho. Abrazo para vos y tu bebé.

Melvin dijo...

Queda el alma, la esencia, el recuerdo o lo que queremos que sea imborrable en la memoria. El refugio de cada uno está donde cada uno lo quiere construir. Un besote de los que reconcilian con todo.