2 de julio de 2017

Quiero recorrer el Cielo, ¿me acompañas?





He tenido que recorrer sinuosos y abruptos senderos,
he aprendido y desaprendido multitud de conocimientos,
he querido, he amado y he odiado,
he vivido y revivido las peores de las pesadillas,
he saltado miles de obstáculos,
he abierto y cerrado muchas puertas,
me he equivocado más de lo que querría y he acertado menos de lo que me huviese gustado,
he llorado por alegrías y por tristezas,
he gastado decenas de suelas de zapatos,
mil veces me he creído vencida y otras mil he vencido,
y esta es mi victoria mil-uno,
estar hoy junto a ti, en este cruce de caminos,
en la cima de nuestras vidas, ahora sí, preparados para emprender nuestro camino juntos,
un camino que preveo también sinuoso, abrupto, con alegrías y tristezas,
pero un mágico camino que dibujaremos con cada paso, 
al fin y al cabo, nuestro camino.

Ambos llevamos una cargada mochila, 
donde sólo hemos metido lo importante de nuestras vidas, 
a nuestros seres queridos 
y aquellas lecciones que verdaderamente nos ayudarán en esta nueva aventura.

Hoy es el día, este es el momento, el instante en que tenía que ocurrir. 

Hoy llevo calzado nuevo.

Empieza el deshielo, 
ya he vivido lo suficiente en la Tierra y ahora me apetece recorrer el Cielo, 
¿vamos?


No hay comentarios: