15 de abril de 2009

Recuerdos

En estos instantes en que, minuto a minuto, se va apagando la chispa de tus ojos y la llama de tu voz, me vienen cientos de recuerdos al lado tuyo. Es como si quisiera recordarlos uno a uno para después encarcelarlos en un rinconcito de mi mente y que así nunca se escapen de mi vida.

Recuerdo aquel día en la piscina cuando era una peque y me pegaste aquel pelotazo en toda la cara. Aún me duele la nariz al recordarlo jajaja Mira que duró días en bajarse el hinchazón jajaja

Recuerdo también aquellos días de verano en la pineda, al lado de la playa.

Recuerdo esas celebraciones familiares en tu casa, con la gente apretujada en el comedor, como en una lata de sardinas, intentando atrapar uno de esos fabulosos panecillos de viena.

Recuerdo esas mañanas con la barca de patines, intentando cazar medusas. Te acuerdas cuando las cazaba con aquella pala larga y después iba detrás de tu hija para asustarla? Jajaja Quien me ha visto y quien me ve…ahora las defiendo y se han convertido en uno de mis animales favoritos.

Recuerdo como ya de más mayor fuiste de los pocos que entendieron mi manera de ser y actuar. Sí, también hemos tenido nuestros rifis rafes, pero en el fondo, siempre nos hemos entendido, si más no, respetado.

Recuerdo nuestros grandes debates ecológicos. Éstos sí que eran nuestros rifis rafes.

Y qué me dices de esas tardes de fútbol? Contigo y con mi padre fue con quien di mis primeros regates. Te acuerdas de aquella tarde, los dos enseñándome a disparar faltas por el lado derecho?. Ains, como se me resistía, pero al final lo conseguí, gracias a vosotros.

Recuerdo cuando hice 18 y me regalaste ese par de guantes de boxeo. Y recuerdo el mensaje que escribiste, decía algo así: “aquí los tienes, primero, para que no hagas daño a nadie cuando te dan esos ataques de ira (que eres muy bruta) y segundo, para que pelees duro en esta vida y repartas mucha leña, que estoy seguro que lo harás”. A los demás les pareció una cursilada, para mi fue lo más bello que me habían dado hasta el momento. Ni a ti ni a mi casi nunca nos ha importado lo que pensaran los demás, verdad? los dos siempre hemos tenido algo de espíritu rebelde, supongo que por eso a menudo hemos sido incomprendidos. Hace dos días te llevé esos dos mismos guantes al hospital, no hizo falta decirnos ni una palabra. Y cada vez que recuerdo ese momento se me nubla la vista de lágrimas. Sí, lágrimas, aún no lo sabes, pero ya lloro, a solas y a escondidas, pero lloro. No lo parece verdad?

Recuerdo también ese maldito humo y tu olor a tabaco.

Recuerdo cuando hace dos días me dijiste con voz entrecortada: "chispita, tenías razón". Por primera vez en mi vida quise no haberla tenido.

Recuerdos, cuantos recuerdos. Pero sabes una cosa? Hoy, mañana y pasado y el otro y el otro, seguiré yendo a verte…sabes por qué? porque ayer me pediste que querías levantarte para volver a caminar...y porque aún me quedan muchos más recuerdos que construir al lado tuyo.

Te quiero tite. Tu chispita.




8 comentarios:

Reysagrado dijo...

Ufff...Tengo ahora un montón de sentimientos entremezclados tras leer este texto...¿Sabes? A veces pienso que vivo demasiado deprisa, como si únicamente pretendiera empujar el Tren de la Vida sólo con mi Rabia, cerrando los ojos con fuerza pero sin derramar lágrima...sin rumbo fijo, como si sólo quisiera y quisiera salir y seguir adelante, como si estuviera escapando de algún pozo sin fondo...Mi optimismo y mi positivismo me impulsa a luchar. Soy así por Naturaleza, no lo puedo evitar. Pero a veces, al ver textos como el tuyo, me doy cuenta de que quizás...necesite abrir los ojos aunque caigan las lágrimas para orientar mi Tren de Vida correctamente...Por eso quizás esté poniendo las "Imágenes de mi Vida": porque necesito darme cuenta de quién soy realmente y no cegarme por la Rabia...

Sílvia dijo...

Cuando la vida nos da algún palo grande una de las maneras en las que solemos reaccionar es precisamente en cargarnos de ira, queriendo hacer borrón y cuenta nueva enseguida, haciéndonos los fuertes y buscando una salida rápida de todo ello. Como si nos persiguiera el diablo. Sentimos la necesidad de hacer y hacer cosas, de tener todo nuestro tiempo ocupado, de tener mil y un planes para el día a día, de tener la mente a mil para así hacernos creer que lo hemos superado y que somos muy fuertes. Pero esta manera de reaccionar creo que en algún momento u otro revienta. Puede tardar más o menos, pero peta. Y entonces es cuando explota y aflora todo y nos damos cuenta que tenemos que hacer un alto en nuestro trayecto para recapitular todo lo que nos ha acontecido, comprenderlo, asimilarlo correctamente y así después, como tu dices, volver a empujar el tren de la vida. Para mi no es un error de tanto en tanto dar un paso atrás para poder así después guiar de nuevo nuestro tren por el camino adecuado. Una parada o un paso atrás en el tiempo muchas veces te permite después avanzar mucho más y mejor que hacerlo avanzar siempre adelante y con prisas. No tiene que darnos miedo el ver lo que realmente somos, lo que realmente sentimos. No tiene que darnos miedo el tirar marcha atrás a recoger algo que nos dejemos en el camino. No tiene que darnos miedo el recordar, ya que ello seguro también nos traerá fabulosos momentos vividos, nos enseñará, nos hará más fuertes y nos permitirá cada día ser más persona y menos animal. Siendo tan optimista y tan positivista no te debe dar miedo recordar ni hacer aparecer en tus sueños momentos vividos. Sólo así, personas como tú y como yo, conseguimos llorar y a partir de ese momento…otro camino se abre delante de nuestros ojos.

Las prisas siempre son malas compañeras y las cosas hay que hacerlas sin prisas pero sin pausa. Afrontar las cosas de cara, querido amigo. Y la rabia nunca es buena consejera, nos nubla la vista y el pensamiento y nos hace quedar estacionados siempre en el mismo sitio y a dar vueltas siempre en un mismo bucle.

Reysagrado dijo...

Seguiremos adelante, Silvia. Seguiremos adelante con dos cojones (tú con dos ovarios, jaja). LO HAREMOS, JODER, QUE SE ENTERE EL MUNDO DE QUE LO HAREMOS, OSTIASSSSSSSSSSSS!!! (Con perdón, jajaja)

Sílvia dijo...

A caso lo dudas? ;)

Reysagrado dijo...

Jamás lo dudé *postura de conejito orgulloso*, jajajaja

Sílvia dijo...

jajaja me encanta esa postura de conejito orgulloso jajaja

claudia dijo...

me emociono leer esto
ojala todo este bien

un abrazo lejano
claudia

Gaia dijo...

Hola Claudia, abrazo recibido.

Sólo te diré que al final esa persona tan importante para mi, al final, partió. Pero como escribí, siempre permanecerán en mi sus recuerdos y todo lo que con él viví y me enseñó.

Un fuerte abrazo también para ti Claudia.