30 de junio de 2009

Conexión


Sé que alguno pensará que hoy se me va la olla (tranquilos, ya estoy acostumbrada que me lo digan). Y que igual estoy comparando peras con pimientos, pero hace un tiempo hice unas cábalas sobre un tema y hoy me apetece compartirlo con vosotros.

Así que hoy toca adentrarnos en el mundo de lo Desconocido. Echemos al aire esta pregunta: ¿como podemos conseguir ser capaces de conocer lo desconocido?

Desde hace muchos años los más sabios ya tenían una cosa bien clara: que el camino más corto para la exploración del cosmos era mediante el viaje hacia el interior del hombre: “Conócete a ti mismo y conocerás el universo". Y la siguiente pregunta que lanzo al aire: ¿pero como podemos conocernos a nosotros mismos? Aquí podría haber muchas y diversas respuestas como puede ser a través de la meditación, a través de la ciencia, etc etc.

Todos tenemos aspectos visibles y otros invisibles. Todos podemos tocar nuestro cuerpo físico, nuestros pelos, nuestra mano, nuestra nariz… pero no hay manera de tocar un pensamiento o un sentimiento aunque deducimos que existe por los efectos que produce. Es decir, hay cosas que sólo por deducción podemos tener la certeza que existen. Y ahí viene un punto clave para mí. Hay gente capaz de dar como cierto algo que se deduce y gente que no. Dos grupos: creyentes y no creyentes. Creer o no creer.

La ciencia ya nos ha más que demostrado que las células de nuestro cuerpo están interconectadas unas a otras y todo ello gobernado por nuestra “mente” o “cerebro”. De la misma manera todas las cosas del llamado macrocosmos (humano, planeta, estrella,…) también están inter-relacionadas. Entonces, por la misma regla de tres, ¿hay una “mente” a nivel del macrocósmos que lo gobierna todo? Aquí llega el segundo punto clave también para mí sobre este tema. En el caso de mi cuerpo humano, el cerebro lo puedo llegar a tocar, a ver…en el caso de la “mente” del macrocosmos, no. De nuevo aparecerían aquí los dos grupos: creyentes o no (o conocedores o no…ya que, no sé, a lo mejor alguien sí que ha visto y palpado esa mente).

De lo que sí que estoy convencida es de que “el Todo afecta las partes y las partes influyen a su vez en el Todo”. Si se nos cae uno de los pelos de los que hablaba antes…seguro que afecta tanto en el micro como en el macrocosmos. Si un ser humano cualquiera cambia, también estará alterando la esencia misma de todo el universo. De aquí se puede extraer la famosa Teoría de Gaia que supongo que muchos ya conoceréis y otras muchas cosas.

“Toda la información sobre un hombre se podría encontrar en solo una gota de su sangre y dentro de cada hombre se halla representada la totalidad del universo”

“Lo más grande de lo más grande es igual a lo más pequeño de lo más pequeño”

Bueno, me gustaría saber vuestra opinión:

- Como creéis que podemos ser capaces de conocer lo Desconocido?
- Cómo podemos conocernos a nosotros mismos?
- Creéis que hay una mente a nivel macrocósmico que lo gobierna, que lo vigila todo?
- Y ya para conocernos un poco más entre nosotros: ¿quienes de nosotros somos del grupo de los "creyentes" y quienes no?

Antes de acabar, ojo al dato: en ningún momento he estado hablando de religiones ni de sus dioses, sinó en términos generales de lo Desconocido.

4 comentarios:

Reysagrado dijo...

Te recomiendo que leas el libro "La Cólera", de Denis Marquet. Si lees este libro, y luego ves la película "El incidente", de M. Night Shyamalan verás que hay grandes analogías...

Tengo que hacer una entrada yo de estos temas; lo único es que hay tanta información, que se quedarían cortas cinco entradas. Pero lo haré, porque merece la pena. De todas maneras, busca en el google "conciencia global" y obtendrás bastante información.

Ah, y otro libro que te recomiendo en este mismo campo: "La Señal", de Ángel Gutiérrez y David Zurdo.

¿Sabes?, me alegro mucho de que te empieces a interesar por estos temas;)

Ya iré poniendo yo entradas sobre estos temas también, jeje

Óscar dijo...

   Ha esto lo llamo yo condensar la filosofía de los últimos dosmil años, je, je, je. Creo que el tema quedó limitado por la capacidad humana; no podemos conocer más allá de nuestras capacidades por lo que hay Desconocido eterno. Lo poco conocible llega por los sentidos y la razón hace el resto (con sus límites).

   En cuanto a la incrispción del templo de Delfos, la única manera de cumplir con ella es empleando el método de ensayo y error, probándote a ti mismo ¿hasta dónde puedes llegar?, ¿Cómo reaccionas?,...

   ¿Hay una mente macrocósmica que lo gobiernna todo? Dios quiera que no, ja, ja, ja. Me da igual como lo llaméis, Dios, mente macrocósmica, relación universal,... La cuestión es la misma y no somos capaces de resolverla, aunque eso no impide su existencia (Kant en estado puro).

carmen dijo...

Que interesante me estais dejando entre todos que voy a seguir investigando.

Un besito con cariño.

shofeee dijo...

muy interesantee! y gracias por postear en mi bloog! saludos desde mexico y claro que yo tambien seguireee tu blog muuy de cerca! besos amiga!