13 de febrero de 2010

Si vienes conmigo, si me dices adiós

Cada uno de nosotros, a lo largo de nuestras vidas, nos vamos encontrando a gente que viene y gente que se va. Y hoy me apetece escribir para todos ellos, para los que un día llegasteis a mi vida, para los que aún estais, para los que me acompañaron en alguna etapa y para los que aún están por llegar. Para todos ellos, para todos vosotros...



Querido amigo, en este preciso momento en que nuestros caminos se han cruzado
quiero que sepas que...


La vida no ha sido ni lo suficientemente dura ni lo suficientemente blanda conmigo.
No he conseguido nada con un golpe de suerte.

He tenido que apartar mil y una piedras de mi camino y sé que habrá muchas más
queriendo entorpecer
mis pasos.
No quiero que me regalen, yo quiero ganármelo.

Me exijo y exijo.

Me gusta y me siento a gusto nadando a contracorriente.

No me conformo con poco, siempre quiero más.

No esperes un camino de flores.
No esperes un camino llano, sin sudor, ni tristezas, ni esfuerzo.

Así que cálzate bien, habrán muchos clavos que pisar y muchos muros que saltar.

No te prometo nada, excepto una cosa: si decides andar junto a mi, compartiré contigo
los frutos más dulces de mi
camino.


Querido amigo,

hace ya tiempo que nuestros caminos se cruzaron y me siento muy bien con tu compañía,
parece como si el Sol hiciera los días más largos,

me reconfortas,

me ayudas a apartar esas piedras del camino,
el nadar contracorriente ahora ya no parece tan cansado,

detrás de cada tristeza, recogemos una alegría

detrás de cada llanto, recogemos una sonrisa

detrás de cada esfuerzo, recogemos una recompensa

detrás de cada golpe, recogemos una enseñanza
Agradezco que hayas venido.


Ojalá llegáramos juntos hasta el final de nuestros caminos, pero, querido amigo,
si algún día tienes que partir...

quiero que el día sea limpio y claro,
que ningún pájaro rompa la harmonía de su canto,
que tengas suerte
y que encuentres lo que te ha faltado en mí,
que encuentres todo lo que nos faltó ayer.

Nunca olvidaré tu compañía.







Y nunca, nunca, olvides, querido amigo que...

a pesar de la niebla, siempre hay que caminar




5 comentarios:

Eurice dijo...

Waow!
Caminar de la mano, o caminar al lado, eso es dificíl a veces, pero cuando encuentras el compañero/a de viaje adecuado es una garantia de exito.
Cuando pronuncio la palabra adios, suele ser para siempre, sino no la uso, prefiero un hasta luego y si me despido de los que quiero y nunca volveré a ver, con lágrimas en los ojos me despido en silencio.
Si el adios para mi es definitivo, pecando de crueldad digo con franqueza ¡hasta nunca!
Buenas noches, buen fin de semana.
Saludos Gaia!

Reysagrado dijo...

Esa imagen...

Un hilo de seda plateado que te une a la muñeca de quien libremente te deja partir o quedarte... Siempre podrás volver tras un largo vuelo... O, por el contrario, romper dicho hilo y volar definitivamente, como un Colibrí...

Los que somos Valientes, los que sabemos lo que queremos, somos los primeros en ELEGIR, ¿verdad?;)

Yo sólo te diré una cosa: en este ya más de un año en que nos empezamos a conocer mejor, he visto cómo has ido evolucionando, y de esa Mitad-Niña/Mitad-Mujer que decías que eras, te has convertido en TODA UNA MUJER:)

He visto esa Evolución en Ti, de la que me siento Orgulloso. Y sí, tu afán por superarte te hace mejorar día a día. Lo noto y sonrío satisfecho ante esa Visión, asintiendo suavemente con mi cabeza, y CONSCIENTE de que tanto yo para ti, como tú para mí, somos importantes, SOMOS AMIGOS, y, que diga esto yo, TIENE MÉRITO:)

Un besazo, MUJER, ¡¡muack!!

bleid dijo...

precioso gaia, cuanta gente pasa por nistras vidas sin ser recordada??
has hecho que todas esas personas vuelvan a estar presentes en mi memoria
gracias

WHO dijo...

Saber situar a cada persona en su justo momento y lugar, pasado, presente o futuro dice mucho de tu madurez y claridad de ideas acerca de lo efímero de la vida y la necesidad de aprehende sólo la esencia y los esencial de las personas.
Un beso presente, Who.

Caco dijo...

Es un lindo post. El tiempo es valioso y perfecto con esos personajes que se calan en nuestra historia, hasta la hora de partir, o la de alojarse pensando en eternidades.

¿Me permitirías andar contigo? yo también puedo ofrecer algunas cosas que podrían ser útiles.

Un abrazo inmenso amiga.