11 de marzo de 2010

8-03-2010: El Fin del Mundo



Me fui unos días a Laponia a buscar la aventura y resulta que la aventura me la encontré en casa al regresar. Me encantaría explicaros mi experiencia en tierras laponas, pero los acontecimientos de estos últimos días me han echo decidir postponer esa explicación a cambio de informaros que El Fin del Mundo ya llegó a tierras catalanas.

La madrugada del domingo regresé a casa del viaje del país de la nieve: Finlandia. Más de una semana rodeada de toneladas y toneladas de nieve, disfrutando de las actividades al aire libre y de toda una muy agradable nueva experiencia en tierras estranjeras. Y el lunes, la reentreé, de nuevo madrugón y a trabajar. Pero la cosa duró poco, pues ya la mañana amaneció con un fino manto de nieve sobre la hierba (ésto promete). Bueno, me voy igualmente a trabajar y si aun caso estoy al tanto por si se complica la cosa. Y vamos que se complicó! a esos de las 12h viendo que en la costa caían ya unos copos de nieve que te podían dejar tuerto si te alcanzaban decidí despedirme de los compañeros de trabajo y poner rumbo a casa. Y suerte! pues fue justo llegar a casa que ya empezaron a cortar carreteras y a armarse un colapso en todos los servicios e infraestructuras de muy señor mío.

Aunque después de más de una semana rodeada de nieve no me apetecía que ahora también nevara aquí, me lo tomé bien. Calentita en casa, copos de nieve a través de la ventana...un paisaje idílico, verdad? sí sí...muy idílico. A eso de las 17h ya se va la luz. Y la nieve continúa cayendo y cayendo con muchísima fuerza, y más fuerte aún soplaba el viento acompañado de rayos, relámpagos y truenos. Pero a dónde se ha visto rayos y truenos en una tormenta de nieve? yo al menos, hasta el momento no lo había vivido. Pero aún me parece un momento con encanto, pues si hay una cosa que me gusta mucho...son las tormentas (eso sí, estando a cobijo mucho mejor).

Las 21h y aun sin luz. Bueno, supongo que prontito volverá. Pero en vez de volver la luz se pierde también el servicio de teléfono fijo y móbil. Sola y totalmente incomunicada del exterior. Pero eso no me asusta, siempre me he encontrado también a gusto en la soledad y la oscuridad. Pero me angustia el no saber de los demás. Suerte del mp3, veo que aun tiene batería...al menos podré escuchar la radio. Uff, que suerte la mía, pues por la radio no dejan de llamar gente que se ha encontrado tirada en trenes, carreteras y demás. Pero al mismo tiempo aumenta mi preocupación pensando en los míos. Mientras, a fuera la tormenta con la misma fuerza...ya había como unos 20 o 30 cm de nieve. Ay ay ay...que ésto ya está dejando de ser un paisaje idílico. Oscurece, sigue sin luz, sin teléfono y sin móbil, sin poder cocinar, sin calefacción...y la nevera totalmente vacía, pues como otras veces me encargué de vaciarla bien antes del viaje para que no se estropearan alimentos. Bueno, vacía no. Pero qué ven mis ojos!! ahí, sentadito en la segunda estantería de la nevera estaba ese salmón ahumado que me traje de Finlandia. Mi salvación! esta noche toca cena a la luz de las velas con el salmón y ese trozo de ese pan que también compré en el aeropuerto de Helsinki. Y pasan las horas. Poco a poco el no tener calefacción ya empieza a echarse en falta. Así que mejor me meto ya en la cama, eso sí, aún con la inquietud de no saber como están todos los demás.

Martes, me despierto y la luz, teléfono fijo y móbil siguen sin dar señales de vida. Pero además ahora tampoco hay agua, pues las bombas sin electricidad, of course, no funcionan. Me tomo un vaso de leche fría y otro poco de salmón con pan. Jopainas, pero si de tanto salmón se me están quedando los ojos saltones y me estan saliendo escamas por todo el cuerpo! A fuera un paisaje lleno de árboles caídos, nieve a montones, un frío que helaba hasta el aliento y la gente empieza a salir de casa para ver qué es lo que verdaderamente ha pasado. Gente en los pavellones, gente habiendo dormido en coches, montones de personas que no pudieron regresar a casa...y un largo etcétera. Hoy sobretodo toca quitar nieve y esperar con ansia el regreso de todos esos seres queridos que anoche no pudieron llegar a casa y que ni sabemos dónde ni como están pues estamos incomunicados. Me voy a buscar compañía entre la nieve a casa de unos amigos, los cuales tienen tres niños muy pequeñines. Toc toc. "Vengo a autoinvitarme para comer algo caliente este mediodia" (sabía que ellos tenían fogones de gas...qué suerte tener amigos con fogones de gas en momentos como éste). Y a la tarde a volver a quitar nieve con la pala de la calle junto a los demás.

Y así hasta el miércoles. Durmiendo en la cama con gorro y guantes de lana. No luz, no agua, no móbil, no teléfono, no calefacción, no cocinar, tiendas cerradas, colegios cerrados, etc etc... Ya la carretera estaba algo practicable así que me cojo una maleta y me voy hacia Girona a saber de mis padres y a ver si ellos tienen más suerte y tienen luz. Y siiiiiiii...a ellos les regresó hace unas horas!!! yupiiiiiiiii. Dios, nunca pensé que me alegrara tanto regresar a casa de mis padres jajaja. Ni os imaginais el placer que sentí al darme una ducha caliente después de tres días y comer calentito. Y ahora estoy de okupa en su casa, okupa de la cama, de la calorcilla de su hogar y de su ADSL.

Hoy ya es jueves, ya he vuelto a ir a trabajar. En mi pueblo, en mi hogar, ha regresado el teléfono fijo y el agua a ratos. Pero sigue sin haber ni luz ni móbil. La gente sigue metiendo entre la nieve la comida de los congeladores y la nevera. Las calles están abandonadas, pues la gente se ha ido a hoteles o a casa de familiares de fuera de la zona cero. Y qué pasa cuando quedan calles vacías y sin electricidad? pues que los cacos, los ladrones, están haciendo el agosto.

Y esto es más o menos lo que miles de personas en Girona están viviendo estos días. Pero con situaciones mucho más dramáticas, pues hay familias con niños pequeños que no tienen donde ir, ancianos que viven solos, ambulatorios y centros médicos sin electricidad, carreteras cortadas por árboles, línias eléctricas, nieve o hielo. La gente desplazándose a municipios vecinos que sí tienen luz para comprar algo de comida; ya no se encuentran velas ni camping gas, ni grupos electrógenos en las tiendas...el caos total. Y según parece se tardará semanas en arreglar el tema de la electricidad y sólo los más afortunados podrán disfrutar de un grupo electrógeno que irán colocando en algunos pueblos.

Y mientras, escuchando por la radio y la tele....que todo está controlado y que todo está en la normalidad...ja, ja y ja.

Pero experiencias como ésta te hacen pensar en muchas cosas. En el estilo de vida que tenemos. En la fortuna que tenemos al poder disfrutar de servicios como la electricidad, agua potable en el grifo, móbiles y demás y en como todo ello nos ha echo acostumbrar a una vida fácil y senzilla que la mayoría del tiempo no sabemos valorar. En cómo de dramático debe ser lo que viven muchas veces esos paises que sufren una y otra vez desastres naturales severos (terremotos, huracanes...). En como aun queda un rescodo de solidaridad entre las personas en situaciones como ésta. En como este país, como siempre he pensado, es más de África que de Europa, por mucho que nos quieran vender lo contrario... Y en qué afortunado somos. No sé si a vosotros os pasa, pero yo, cada día valoro más la vida y todo lo que tengo, cada día me siento más afortunada y agradecida.

Desde aquí un fuerte abrazo a todos los que están padeciendo las consecuencias de estas nevadas, sobretodo los que aún, después de 4 días no se han podido dar ni una duchita caliente, o que tienen personas mayores o niños a su cargo, a todos los que hoy volverán a dormir con guantes y gorro de lana... Y también un fuerte abrazo y muchos ánimos para la gente de Andalucía que estos días también están sufriendo lo suyo con el tema de las inundaciones. Y en definitiva, un fuerte abrazo a todos.
Y ahora os dejo, que me voy a echar un vistazo a casa, a ver si los cacos han echo o no el agosto también en ella. Ah, y por supuesto no os penséis por lo que os he relatado que vivo en la Patagonia on en medio de Siberia, mi pueblo está a un paso de una capital de provincia como es Girona y a dos pasos de Barcelona. Y municipios más grandes como Lloret de Mar se encuentran en la misma situación.


4 comentarios:

Reysagrado dijo...

Increíble.

Ya sabes que soy seguidor de Metored y estuve el mismo día 8 viendo imágenes de las consecuencias de la nevada, sobre todo ese espectacular vídeo de Youtube nevando tan intensamente a las 14 horas en pleno centro de Barna... Increíble...

Y también he visto las imágenes por la televisión, de toda esa gente durmiendo en sus coches, en pabellones o... donde fuera...

Y los que dejaron sus coches cómo luego quedaron enterrados bajo la nieve...

Creo que nadie podría prever semejante intensidad de nevada, más porque hechos así se repiten 3 ó 4 veces cada siglo... Desde el punto de vista Meteorológico, rebasó todas las previsiones...

Pero sí que estoy completamente de acuerdo en que el Post-End-Of-The-World sí que se les ha ido de las manos bastante. Supongo que de cosas así se aprende un poquito, y "por si acaso", la próxima vez que pueda volver a nevar, estarán un poco más preparados...

¿Hiciste fotos? Si eso, pásamelas;)

Sensaciones dijo...

Hoy precisamente me acordé de ti
en la situación que podrías estar...
y jod... te mando un abrazo muy fuerte...y mucho ánimo...y a ver si nos vemos pronto...porque la experiencia en Laponia me la tienes que explicar...

Un beso preciosa!!!

Eurice dijo...

Debemos guardarlo en la memoria, para no olvidarlo, ya paso, con dolor de por vida para muchas personas GAIA.
UN ABRAZO FUERTE

Gaia dijo...

Rey, sí, ya vi que eres fan de Meteored y te agradezco el haberte preocupado el lunes por como iba todo por aquí. Precisamente ese día de la nevada, en esos momentos en que de tanto en tanto me funcionaba el móvil y en el que me encontraba tan solita, cualquier mensajito que llegara a mi móvil me servía para acompañarme en esa noche tan oscura y desconcertante. Y sí, tengo fotos y en cuanto pueda descargarlas por supuesto que te las envío. Es más, te diré que también tengo grabaciones de la tormenta e incluso mi inconsciente osadía hizo que durante la tarde del lunes, en medio de la tormenta, se me ocurriera equiparme y salir a las calles desiertas a ver la tormenta bajo el viento y los copos de nieve. Así que ya te lo mostraré. Un abrazo de oso amorozo con turroncito para ti.

Sensaciones, me alegra saber de ti. Abrazo y ánimos recibidos, muchas gracias :-) Y sí, cuando esté todo algo más normalizado ya os contaré mi experiencia lapona. Por cierto, que tal aquel juego de rol, le gustó? Un besazo también para ti guapetona.

Sí Eurice, son episodios que desafortunadamente pasaron, pasan y pasarán y estoy de acuerdo que no se deben olvidar porque de ello deberíamos aprender, no sólo a mejorar las cosas sinó también a valorar todo lo que tenemos cuando aún disponemos de ellos y a valorar todo los que muchos nunca podrán disfrutar. Un fuerete abrazo también para ti.