12 de marzo de 2010

8M: La Fin del Mundo (2a parte)


Casi cuatro días después del 8M. Por suerte aún los cacos no han visitado mi casa aunque como otros vecinos me he llevado todo aquello que tiene cierto valor económico o sentimental para mi. Y sí, hoy viernes, en mi pueblo y muchos municipios más seguimos sin luz y sin móvil. Sin cocinas, sin calefacción, sin luz… Y nadie nos informa de qué pasará, como mucho nos han dicho a través de la tele y la radio (porque ni gobierno ni compañías eléctricas informan lo que debieran a los Ayuntamientos) que ha sido un desastre eléctrico nunca acontecido antes en el país y que se tardarán meses en volver a tener electricidad de la red. Como mucho, los más afortunados los próximos días podrán tener grupos electrógenos, pero no se asegura que lleguen a toda la población. De momento los Ayuntamientos, con la llegada de los primeros grupos electrógenos están habilitando pabellones para que la gente pueda al menos ducharse con agua caliente, comer algo caliente y dormir caliente. Ayer la temperatura de mi casa ya era de 6 grados y en el exterior se llegaron a temperaturas de -8 grados, así que imaginaos.

Ayer algunos equipos de protección civil empezaron a visitar casas aisladas para ver como están…pero qué hay también de todas esas personas mayores que están solas en los pueblos y ciudades y que no han podido hacer como yo e irse a pasar la noche a una zona con electricidad? Nadie se ha preocupado por ellos, a excepción de los propios vecinos que hacemos lo que podemos, yendo a visitarlos de tanto en tanto y trayéndoles de otros pueblos comida algo calentita en termos. Hoy volveré a pasar por la tienda de comidas preparadas a buscar algo caliente para esos pocos vecinos que aún quedan viviendo en la calle donde yo también vivo (o vivía hasta hace un día).

Los Ayuntamientos están desbordados, sobretodo los más pequeños como el mío, con unos 7000 habitantes, sólo 6 guardas municipales y 4 personas de brigadas.

Y en medio de todas estas preocupaciones además ni en el trabajo puedo desconectar de todo ello, pues una de las cosas que tengo que hacer en mi lugar de trabajo es trabajar coordinadamente con policía, protección civil y demás cuando hay episodios como éste. Pero la cosa es que en el municipio donde trabajo no han sufrido casi nada el tema temporal y tengo que aguantar como la gente llama, viene cabreada y además me insulta porque…ah sí…porque aún tienen un piloncito de nieve delante de su casa y su hijo se puede resbalar o porque los del pueblo de al lado vienen a comprar aquí porque en su municipio no hay luz y crean colas en los supermercados, en las calles etc etc. Pero señores!!! No ven como está el país!! patas arriba!!! Que los de aquí no habéis perdido en ningún momento ni la comunicación, ni el agua ni la electricidad!! De que coj… os quejáis!! Un poco de solidaridad, y un poco de humanidad por favor!!

Y por otro lado tener que aguantar como los de FECSA y compañía, en vez de haber mantenido como tendrían que haber mantenido las líneas todos estos años atrás, aprovechan para decir que si hubiera estado construida la MAT (línea de Muy Alta Tensión que desde hace tiempo quieren construir pero que no han podido por la oposición de municipios, gobiernos y demás) pues que ahora no tendríamos estos problemas. Lo siento, pero…y una mierda! primero de todo, lo que tendrían que haber echo es hacer línias soterradas, pero claro...sale más barato hacer y mantener dos línias de Alta Tensión que soterrar la que ya hay? que nos conocemos señores. Y a ver, que sí, que si hubiera estado soterrada, tal y como todo el mundo pide o si hubiera habido otra línea más, pues sí estoy de acuerdo que una parte del actual problema solucionado, pero el mayor problema que hay ahora no es la alta tensión sinó la media y baja tensión, todas las decenas y decenas de torres de baja y media tensión que hay destrozadas. Así que aunque llegara electricidad en la central de transferencia igualmente no llegaría a los municipios porque la baja y media tensión están trinchadas…así que señores, no hagamos política de poca tinta aprovechando estos momentos para sacar un beneficio privado, que ya sabemos de qué palo vais y lo buitre que soys.

Y bueno, éste es el parte de hoy. Aquí os dejo mi pataleta de hoy. Aunque cada pataleta que cojo además de rabia siempre también me trae algo positivo, la enseñanza, el conocimiento, la experiencia y el empuje. Algo mucho más valioso que todo lo que esos cacos puedan llegar a robarme en casa ;)

Hoy el abrazo y los ánimos se lo quiero enviar a toda esa gente que se está ayudando unos a otros, llena de solidaridad, compartiendo estufas, compartiendo un plato de comida caliente, ayudando a los ancianos… Dedicado también a todos esos voluntarios, trabajadores de ayuntamientos, alcaldes y concejales que llevan días y días sin dormir y que como los demás también se preocupan por el bienestar de sus vecinos, conocidos y familiares. Y hoy le dedico una patada en el culo a todos esos que día a día tergiversan las noticias y mienten a través de los medios de comunicación. A esos sí que les ponía yo unos cuantos días dentro de un iglú y a base de pan duro con salmón.
No espero ni es mi intención dar lástima con todo lo que escribo, lástima ni para mí ni para los demás que estamos aquí, pues aunque en el título lo diga, por supuesto que aquí no se acaba el mundo y lo único que hemos perdido son toda una seríe de comodidades que tenemos en el llamado primer mundo. Lo único que hago es usar un medio para dar a conocer de primera mano lo que verdaderamente está pasando. Porque me rebienta ver como igual que ya ha pasado en otros casos, todo se manipula y se esconde tras una cortina de humo.


PD: y sigo diciendo que tampoco es proporcional la nevada que cayó con sus consecuencias...

4 comentarios:

Reysagrado dijo...

¡¡La madre que los parió!! ¿Ves? Todos somos muy racionales y civilizados excepto cuando nos falta "algo" básico. ¡Ah!, claro, pero luego cuando vemos a toda esa gente en las guerras, en las hambrunas, en los terremotos desde la distancia, desde el "no me va a tocar a mí", y en cuanto nos quitan estas comodidades a las que estamos acostumbrados, a despotricar ante quienes no tienen la culpa.

¡Joder!, que tú tampoco tienes los servicios básicos. Pues sí, ¡es para patalear, coño! ¡Más humanidad hace falta!

Bueno, que yo también me he desahogao, jajaja; que ya me pasarás todo ese "montaje" de la tormenta, jeje;)

Por cierto, esta mañana cayeron copos por aquí, jaja, pero eso ya por ahí no es novedad, ¿no?:P

Gaia dijo...

Rey, lo que verdaderamente cabrea es que los que tienen esos servicios básicos se están quejando de chorradas como que queda algun pedacito de nieve delante de la puerta de su casa (joer, coge una pala y quítalo y no esperes que lo haga los demás) y de que la gente de los municipios afectados están rompiendo la paz y tranquilidad de su municipio al ir a comprar comida, llamar por teléfono y cosas básicas. Sería eso de “yo estoy calentito y que no me molesten”. Y sí, después son los primeros que se creen tope solidarios por donar 5 euros a Haití a través de una llamada de teléfono en algun programa de TV, y en cambio no tan sólo no echan una mano a los pueblos vecinos sinó que además se quejan que les molesten o de puñeticas que ahora no vienen a cuento. Son todas esas cosas como la insolidaridad, egoísmo y demás que tú, yo y muchos ya sabemos que existen pero que en situaciones así es cuando salen descaradamente a la luz de una forma que al menos a mí...me enrabieta. Por supuesto que estos días cuando me vienen con esas puñeticas les suelto un buen monólogo de esos míos, porque si una cosa sabes que no hago, es precisamente callarme, digan después lo que digan de mí. Si la gente no quiere ayudar, pues que no ayude, nadie se lo exige ni nunca se lo reprocharé a nadie, pero al menos...que se estén calladitos y no molesten.

Gaia dijo...

Ah, por cierto, aquí están empezando de nuevo a caer algunos copos de nieve, pero dicen que será poquito. Sólo falta que se ponga a nevar de nuevo...

Y sí, ya te pasaré el reportaje ;)

WHO dijo...

Que débiles son nuestras fortalezas y que fuertes nuestros apegos al bienestar alcanzado, estamos totalmente desvalidos para afrontar situaciones extremas donde se requiera que seamos simplemente personas que colaboran con otras personas, ya asumiendo que somos incapaces de serlo de normal cotidiano, el egoísmo prevalece y un mal entendido espíritu de supervivencia.
Afortunadamente siguen existiendo personas que aún en situaciones difíciles mantienen la entereza de sus actos y pensamientos, son los mismos que se dirigen coherentemente desde el respeto cuando el viento les es favorable.
Os deseo a todas las personas afectadas el pronto restablecimiento de los servicios mínimos.
Un beso, Who.