21 de octubre de 2011

Tiempo de cambios

Ayer una buena noticia me llegó a través de la radio y el televisor. Por fin ETA ha proclamado el cese definitivo de la violencia. Uno de los resultados que ha dado el proceso de paz que desde hace algun tiempo se viene llevando a cabo en el País Vasco. Un proceso de paz que, desgraciadamente, no ha liderado hasta el momento el estado español. Y no sólo éso, sinó que además lo ha estado menospreciando y ni tan siquiera ha hecho difusión de ello, escondiéndolo de tal manera para que pasara desapercibido ante los ojos de todos los españoles. Desde mi punto de vista, hay paises que le tienen más miedo a la paz que al terrorismo.

Aún nos queda un largo camino por recorrer. Pero ahora es tiempo de reconciliación, de reflexiones, de generosidad por parte de ambos bandos, de ser capaces de dejar por unos instantes el rencor para conseguir un fin que vale más que todo el oro del mundo: la libertad y la paz. Lo supimos hacer más o menos hace un tiempo y ahora toca de nuevo hacer un esfuerzo por ello. Ahora, es tiempo de democracia, pero de verdadera democracia, en la que cada pueblo pueda decidir por su futuro, sin violencia, con respeto. Es tiempo de perder los miedos. Es tiempo de cambios. Y espero que nadie se oponga a ello y que todos pongamos nuestro granito de arena para conseguir de una vez por todas, una aunténtica democracia en este país. Una democracia que des del 15M muchos estamos defendiendo en las calles. Ahora no vale esa pseudo-democracia hecha para el uso y semejanza de unos cuantos, ahora toca una verdadera democracia, con la fuerza de las urnas y el diálogo y con el respeto a todos y cada uno de los pueblos que integran este país.

Tengo mi ilusión puesto en ello. Tengo la ilusión que España, de una vez por todas, evolucione y avance todo lo que no ha avanzado todos estos años.

2 comentarios:

Óscar dijo...

A pasos pequeños las personas cambiaremos este mundo. Un beso guapetona y otro para la alegría de tu vida.

Gaia dijo...

Todo es posible, y lo sabes. Me alegra volver a saber de ti. Espero que tus pequeñitos pasos te hayan llevado a grandes metas estos últimos tiempos.

Un fuerte abrazo y un besazo.