10 de marzo de 2012

El día está que arde


Llevamos 24 horas de incendios forestales por varios puntos de Catalunya. Empezaron por la zona del pirineo de Lleida y ahora tenemos uno justo aquí, al ladito de donde vivo, con más de 400 hectáreas calcinadas y aún sin controlar. Sí, está ardiendo uno de mis lugares favoritos, una de las pocas montañas que quedan en la Costa Brava libres de cables eléctricos y urbanizaciones. Es que se me pone la piel de gallina viendo las llamas...

Hace un par de años estábamos para estas fechas pasando unos días de pesadilla por culpa de la nieve y este año toca fuego. Aquella gran nevada destrozó los bosques dejando gran cantidad de madera en el sotabosque proviniente de un montón de árboles y ramas caídas por el peso de la nieve. No se ha invertido en todo este año en limpiar los bosques de tal manera que están llenos de vegetación seca que juntamente con la fuerte tramuntana de estos días, las heladas de las últimas semanas que ha secado aún más los bosques y los meses que llevamos sin ver agua de lluvia ha hecho de nuestra masa forestal un auténtico polvorín que está empezando a arder de este a oeste y de norte a sur.

Crucemos los dedos para que el viento remita y crucemos los dedos para que la gente sea consciente del grave peligro que corren nuestros bosques y no hagan disparates como el que provocó el incendio ayer en mi zona: un cigarro lanzado por la ventanilla de un coche.

Ojalá que caiga agua del cielo prontito.

1 comentario:

Caco dijo...

Vaya, qué panorama nos muestras querida Gaia. Esos incendios propician muchas muertes de animales, afectan el espacio donde conviven y destrozan significativamente el pulmón principal de la Tierra que es la vegetación.

Aquí en Venezuela, específicamente en Villa del Rosario tenemos muy cerca la sierra de Perijá, un lugar muy biodiverso. Lamentablemente víctima de quema masiva, por culpa de los actores que participan cerca de ella, como también el imponente Sol que se postra a estos lares. La cosa es preocupante, puesto que aunque hay una elaborada ley dedicada a las áreas verdes eso ni se cumple. Para mí esto siempre ha sido más ignorancia que inconsciencia, aunque las dos se liguen significativamente.

Espero que pronto llueva por allá, aquí los factores climáticos también han cambiado mucho.

Por cierto sí vivo en Villa del Rosario y pueblo bastante peculiar, jeje.

Un fuerte abrazo para vos y te bebé.