27 de octubre de 2009

Olores a Feria


Paseo por la devesa de Girona, mi ciudad, mi lugar. Son las fiestas y la devesa está nuevamente ocupada por los feriantes que llenan de luz y de sonido el ambiente haciendo de anzuelos para que los niños piquen y los padres gasten. Se reproducen los escenarios de cada año. Recuerdo mis primeras ferias. Como días antes estaba ya deseosa de que llegaran para poder estrenar la nueva indumentaria de la temporada. Recuerdo esos paseos acompañada de mis padres, tites, titas y primos, con pantalones de pana y el abrigo nuevo. Cuando por primera vez subía a unos de los caballitos de la feria acompañada de mi madre. Recuerdo la primera vez que monté en los auto de choque (los minis, ésos en los que ahora no podría meter ni el tobillo). Recuerdo la primera vez que me atreví a subirme en el látigo (el destroza cervicales le llamamos). Recuerdo la primera vez que subí en una de esas atracciones que te dejan boca a bajo. Y recuerdo esa primera vez en la que ya no quería que mis padres me acompañaran. Mi primera cena de Ferias. Los besos perdidos entre los plataneros. La primera noche de barracas, descubriendo ese olor a hierba y esas ganas de probar que era lo que los demás fumaban con tanto entusiasmo. Recuerdo esas primeras borracheras acabando tirados entre las hojas de los plataneros. Recuerdo como de año en año nos reencontrábamos en las barracas con antiguos compañeros y amigos y como hacíamos pasar el frío con unas buenas cervezas y un explosivo calimocho.

Y ahora vuelvo a ella, de nuevo a la Feria. Y recuerdo como, en el pasado, pisando las hojas de los plataneros emetía, con la respiración, un baf que era el primer aviso de que los días de frío invierno estaban a la vuelta de la esquina.

Y ahora vuelvo a ella, de nuevo a la Feria. Y las cosas parece como si hubieran cambiado. Ahora hace calor. En lugar de abrigo, llevo manga corta. Hay atracciones nuevas, como una parada que se llama Zapatonazo y en la cual tienes un premio si haces caer con un zapatazo una cara de Bush que se desplaza por una cinta. Ahora soy yo la que acompaño a los niños. Ahora son ellos los que piden y yo gasto. Ahora soy yo quienes los lleva de paseo.

Pero yo siento que todo sigue igual. Sigue el gentío discurriendo por las calles. Siguen los gitanos vendiendo castañas. Todavía el de la parada de la esquina se acuerda de cuando trabajábamos juntos y sigue regalándome una paperina de calentitas castañas. Y los boniatos. Y hombres disfrazados que hacen de figurantes en la Casa del Miedo o en el Tren de la Bruja. Y los camellos con sus peluches de premio (ains, qué vicio!). Y el figuras. Como me encanta ese hombre!, que desde una furgoneta vende estatuas falsas como si fueran una ganga y la gente se queda ensimismada, como hechizada con su verborrea y le compra mil y una figuras que cuando lleguen a casa no sabrán donde colocar. Y la noria. Y la parada de los patitos que aún regala esa cámara de fotos que cuando picas sale ese muñecote del centro (quién no ha tenido una de ésas, verdad?). Y sigo reencontrándome con antiguos compañeros y amigos. Y siguen habiendo esos niños que suben por primera vez a los caballitos. Y ese aire que, a Girona, siendo festivo no deja también de ser...melancólico. Ese aire que me pone ciertos sentimientos a flor de piel, difíciles de describir a alguien que no sea de Girona.



Y los fuegos artificiales despedirán de nuevo la Feria, dejando la devesa huérfana durante los oscuros y fríos días de invierno. Pasaremos página sabiendo que al año siguiente volveré deseosa de oler de nuevo ese olor a Feria.






A TODOS LOS GIRONINS, FELICES FIESTAS
BONES FIRES DE SANT NARCÍS!

6 comentarios:

Mundo Animal. dijo...

(\ (\
(=':')
((")(")

HOLA ESTA MUY BONITA TU ENTRADA Y LINDAS LAS FOTOS, QUE TENGAS UN DIA GENIAL Y EL RESTO DE LA SEMANA ABRAZOSSSS DE TU AMIGO..
♣ CHRISTIAN♣

FAIL dijo...

joooooooooooo....quina enveja...jo també vull anar!!!! fra fra fira!!!! m´has transportat allà, ja veia les llums i totes les olors..

Bones Fires i que us divertiu mooooooooooooooooooooolt...buaaaaaaaaaaaaaaaaaaa i jo aquí a l´hospitaletescoltant els veïns que posen reggueton...no es el mateix dona....

Petons

Reysagrado dijo...

Me llevé un recuerdo muy bonito de Gerona. Tiene mucho encanto esa Ciudad, sí. Me gustaría volver, la verdad. Y quizás sentir esos olores que tú nos has descrito tan bellamente...

Un besote, muackkkssss

la_gaviota dijo...

LOS FUEGOS ARTIFICIALES, QUE LINDOS, Y COMO ME GUSTAN LAS FERIAS, VES PERSNAS QUE A YA NUNCA VEIAS, OTROS REGRESAN DE LUGARES LEJANOS A PASAR ESOS DIAS DE FIESTA A SU TIERRA LA QUE LOS VIO CRECER, QUE CHEVERE VERDAD, UN ABRAZO

Caco dijo...

Por acá también se viven esas ferias, con los gitanos, con el calor y la masa humana, con las atracciones y con la vida por delante.

Por acá las ferias son bendecidas por la lluvia, y movidas por la alegría, es toda una tradición.

Con tu relato me has hecho revivir ese momento. Pero esta vez desde los recuerdos hasta la melaconlía.

Hermoso de verdad. Un abrazo venezolano para tí. Mis mejores deseos.

Popi dijo...

Espero que las hayas disfrutado!
:)