30 de noviembre de 2010

¡A quién le importa!


Hay días que te levantas y miras a la derecha, a la izquierda, delante y atrás y todo te repugna. Nuevamente te han decepcionado aquellos en los que llegaste a confiar. No te gusta nada de lo que ves. Y piensas: ¿qué coño hago yo aquí?

Y además, para poner la guinda al pastel, hoy todos te miran nuevamente con esa cara de extrañez como queriéndote decir: "¿tú estás loco/a o qué?", " éste/a no está bien de la chaveta!" o "vaya cara que traes!".

Si te levantaste hoy con ésta sensación, no desesperes, levántate ahora mismo de la silla, pon los altavoces a tope, deja un rato el teclado, dale al Play y desmelénate:




Alaska, era una de los ídolos de mi niñez y seguro que una parte de sus canciones y de su carácter influyó a la hora de moldear mi personalidad. Me llamaba la atención su desfachatez, su rebeldía, el no importarle ser diferente a todo lo demás, su antelación a los nuevos tiempos, su imagen de mujer fuerte y que va a su bola, su libertad...


Mi destino es el que yo decido



6 comentarios:

Reysagrado dijo...

Dijo Kurt Cobain, uno de mis ídolos, junto a Goku y Fox Mulder, jajaja:

"TODOS SE RÍEN DE MÍ PORQUE DICEN QUE SOY DIFERENTE, Y YO ME BURLO DE ELLOS PORQUE SON TODOS IGUALES"

Sensaciones dijo...

jajajajajajaja, me ha encantado leerte... Alaska nos ha marcado a muchos...y no puedo dejar de reirme por el comentario de David...jajajaa
eres diferente, sí, porque eres único!! como lo eres tú mi niña
y sí, hay días en que una se levanta que le da igual ocho que ochenta

Un besazoooooo

Caco dijo...

Esa canción es un asesinato, es el perfecto crimen de soltarse de esas ataduras que impone la sociedad. Y como lo ha dicho un escritor de esta localidad llamado Norberto José Olivar en su novela "Morirse es una fiesta": "Renunciamos a la civilizaciòn y nos enfrentamos a este instinto de muerte, a este deseo de libertad, hasta podrirnos en él".

Saludos guapa, espero que los dos estén en perfecto estado. Abrazotes dobles.

Gaia dijo...

Caco, y si la cosa va de morirse de esta civilización para renacer cual Ave Fénix en una sociedad o modo de vida más racional y coherente del que estamos viviendo...pues bienvenido sea ese asesinato.

Los dos estamos muy bien. Abrazotes también para ti querido amigo.

Melvin dijo...

Bueno ¿Qué decir?... Esos días existen y son la prueba de fuego que nos da la vida para aceptar o rebelarnos. En ese impás, en esa elucubración, en esa duda están los frutos de un futuro en consonancia con la propia dignidad y con la celebración diaria de ser como uno es, diferente y auténtico. Un saludo y perdón por la intromisión cibernética.

Gaia dijo...

No tengo nada que perdonar ;) encantada de tu rica intromisión cibernética.

Un fuerte abrazo y a ver si nos vamos encontrando en este mundo blogguer.