23 de abril de 2010

La leyenda de Sant Jordi

(imagen dedicada especialmente para aquellos a los que en este último año he hecho llorar)
Dice la leyenda de Sant Jordi que hace mucho mucho tiempo había un dragón monstruoso, con largas uñas y aliento de fuego. Este dragón hacía huir al pueblo, mataba a la gente con su aliento y se tragaba vivas a las personas.
Los aldeanos, sin otra solución, decidieron darle dos ovejas a diario para apaciguar su hambre.

Cuando terminaron con las ovejas, le dieron vacas, bueyes y todos los animales que tenían, hasta que se quedaron con ninguno. El rey convocó una reunión, donde decidieron que harían un sorteo y le darían al dragón una persona cada día, para
que se la comiese.

Un desafortunado día, le tocó a la hija del rey, y él, entre lágrimas dijo:
-Perdonad a mi hija y, a cambio, os daré todo mi oro, mi argento y la mitad de mi reinado, pero os los pido por favor, dejad a mi hija.

El pueblo le negó, y el rey pidió ocho días para llorar a su hija. Llegado el día, el rey la vistió y la dejó delante de la cueva, cerca del dragón.

Pero de repente, cuando el dragón ya abría su gran boca para comerse de un mordisco a la princesa, apareció, cabalcando sobre un caballo blanco y con su
lanza y su escudo dorado el caballero Sant Jordi, para salvar a la princesa de las garras de aquel enorme dragón.

Aquel caballero alzó su larga lanza y de un golpe, el dragón cayó desplomado al suelo, con la lanza clavada en el centro del corazón. De repente, de la sangre del dragón que le brotaba cuerpo abajo salió un rosal, con unas rosas que brillaban con el esplendor del sol, y de repente, el caballero Sant Jordi cogió una, la más bonita de todas, se dirigió a la princesa y se la dio en señal de amor.

El rey le pidió que se casara con su hija y que le daría todo su oro y la mitad de su reinado. Pero el caballero se marcho sobre su caballo blanco sin decir nada. Desde aquel día la gente del pueblo vivió tranquila. Es por eso que en el día de Sant Jordi los hombres regalan una flor a la persona que más quieren, y las mujeres un libro.

No hace falta que las leyendas sean ciertas, tan solo hace falta que sean bonitas.

FELIZ DÍA DE SANT JORDI

6 comentarios:

El Drac dijo...

Qué bonito cuento, sin embargo me pregunto ¿por qué el rey no cambió su vida por la de su hija? Yo lo haría sin pestañear, por supuesto que estoy bromeando, creo que siempre será un delicado detalle regalar libros y flores a las personas que amamos. Un gran abrazo

Gaia dijo...

No, si tienes toda la razón. Y por qué en casi todas las leyendas, cuentos y aventuras el caballero salvador es hombre y no mujer?. Y por qué siempre es el príncipe quién va en busca de la princesa? Y por qué los caballeros salvan a las princesas y no aparecen para salvar a las campesinas? Suerte que ciertos aspectos ya van cambiando, aunque no todo lo que a muchos nos gustaría. ;)

Ah, y si no recuerdo mal, fue el dragón que pidió comerse a las doncellas (supongo que tenemos la carne más tiernecita jajaja).

Un abrazo Drac. Ostras Drac (o sease Dragón)! Hoy no es tu día! No salgas mucho por la calle que como te pille Sant Jordi... jajaja

Reysagrado dijo...

No hace falta ser un "Caballero" para salvar el "Corazón" de una "Princesa".

Son los "Héroes" del día a día, y sus Historias extraordinarias:)

De esas sabemos bastante, ¿verdad?;)

¡Muack!

WHO dijo...

Bonita leyenda, se la contaré a mis hijos pequeños para que vayan conociendo y comprendiendo mejor las tradiciones de los distintos pueblos de España, sin duda los hará más tolerantes.
Un beso desde Gran Canaria, Who.

yuriluna dijo...

hola gaia, gracias por el comentario y pues si ya conocimos los cordones pero hay veces se nos olvidan, XP ademas esta historia no solo es de la zapatilla perdida sino de muchas otras cosas, solo k el comienzo se dio asi y decidimos ponerle ese nombre pork fue una pequeña broma la cual hicimos, cuidate y muy bonito tu blog, paso a quedarme por un rato para leerte y seguirte besasos....Yuriluna.

Gaia dijo...

Rey, efectivamente, este mundo está lleno de "héroes" del día a día. El mayor linaje no es el que se lleva en la sangre sinó el del corazón que la bombea y que hace que, por Amor, cada plebeyo se convierta en el más valiente de los caballeros.

Who, espero que les guste ;) y aplaudo tú opción de educar a tus hijos no restando tradiciones sinó sumándolas. El conocimiento es uno de los primeros pasos para poder llegar a ser tolerantes.

Yuriluna, gracias por visitarme y seguiré los pasos de esa zapatilla :)